image

Historia del año: Español con Juan, Historias en español: agosto

¡Hola chicos! ¿Qué tal? Este año, como sabéis estamos contando una historia. Cada mes publicamos un nuevo capítulo, al final del mes publicamos un nuevo capítulo de esta historia que está durando todo el año. Hemos publicado los capítulos de enero, febrero, marzo, abril, mayo, junio, julio y hoy, hoy vamos a publicar el capítulo del mes de agosto.

¿Habéis visto los videos anteriores? Si no habéis visto los videos no sabéis, no sabéis qué pasa en la historia ¿Eh? Tenéis que verlos, tenéis que verlos todos para saber qué está pasando. Esta historia está cada vez más interesante. Vamos, la historia con Carmen, la historia con Carmen está cada vez más interesante.

Muchos de vosotros, muchos de vosotros me estáis preguntando: “¿Pero qué va a pasar? ¿Qué va a pasar?” Bueno chicos, pues hoy, hoy os voy a contar qué ha pasado, qué ha pasado este mes, el mes de agosto ¿De acuerdo? Bueno no os vayáis, no os vayáis porque ¡Empezamos!

Estoy aquí en la playa pero he venido yo solo, he venido yo solo porque bueno porque, bueno primero porque estaba ya harto de estar en la habitación. Estaba ya, bueno he venido aquí a la playa, al mar porque quiero estar aquí en la playa, quiero bañarme ¿No? No estar todo el día en el hotel, en la habitación pero Carmen, Carmen no quiere, no quiere venir aquí al agua, a la playa. Dice que le da vergüenza, que le da vergüenza ponerse el bañador.

Es que, yo qué sé, no sé, yo no sé. Las mujeres, no sé, tienen algo, tienen algo extraño en la cabeza, no sé. No sé, dice que le da vergüenza ponerse el bañador porque… Es una tontería, es una tontería. Bueno pues, porque dice que tiene los pechos muy pequeños. Dice que tiene las tetas muy pequeñas, que no tiene tetas. Dice que le da vergüenza, que le da vergüenza ir a la playa y ponerse en bikini, ponerse el bañador y… Yo le he dicho: “Pero tía, pero tía ¿Qué dices? Joder, es normal, es normal. Hay mujeres que tienen el pecho más grande y hay mujeres que tienen el pecho más pequeño ¿No? ¿Qué tiene que ver? Vamos a la playa y nos divertimos”.

Oye no, no he podido convencerla, no he podido convencerla. He tenido que venir yo solo aquí a la playa y está bien ¿No? Está bien. Me estoy aburriendo un poco porque yo aquí solo, no sé, ahora volveré ¿No? Volveré. Pero eso a mí, de verdad, de verdad yo le he dicho: “Pero Carmen si eres muy guapa. Eres guapísima ¿Por qué, por qué tienes ese no sé, ese trauma?” Es un trauma porque me ha dicho, me ha dicho que cuando era pequeña, cuando era pequeña en el colegio los niños de su escuela, de su clase, etcétera, se reían de ella porque decían, le decían que no tenía pecho y tal. Le decían que no tenía tetas, las tetas que tenía las tetas muy pequeñas.

Oye primero a mí, a mí me parece guapísima. Segundo, a mí me da igual si tiene las tetas grandes o pequeñas ¿Qué más da? ¿Qué más da? Eso no es un problema. Pero bueno, nada. Que se ha quedado allí en el hotel, sin salir pero bueno nada, vamos. Le he dicho, le he dicho que en la playa hay de todo. Hay gente más guapa, hay gente más fea, hay gordos, hay delgados. Hay gente que tiene pechos más grandes, pechos más pequeños. No es un problema ¿No? Somos todos iguales. Aquí venimos a divertirnos, a pasarla bien.

Oye, no ha habido manera, no ha habido manera. No ha habido manera de convencerla ¿No? Está completamente traumatizada desde que era pequeña y bueno, por más que le he dicho, por más que le he dicho no hay manera de convencerla para que venga a la playa, para que se ponga en bikini. Bueno pues algo tengo que hacer, algo tengo que hacer porque esto, esto no la verdad no me gusta nada.

Mirad, mirad qué paisaje, mirad qué paisaje tan bonito y no lo puedo disfrutar con ella, con Carmen. Tengo que estar aquí solo, ella está allí en la habitación del hotel. No, esto no me gusta, no me gusta por mí y no me gusta sobre todo por ella. Me da , me da pena. Bueno, no es pena, no me da pena pero es una pena que ella esté allí y no podamos los dos disfrutar este paisaje, esta playa. Hemos venido aquí a pasarla bien, a estar juntos ¿No? Y bueno, bueno, por una tontería, por esa tontería del pecho.

Tengo que hacer algo, tengo que hacer algo ¿Eh? Yo por Carmen, yo por Carmen lo que sea. Yo soy capaz, por verla feliz yo soy capaz de lo que sea. Yo hago lo que sea, sí. Tengo que pensar en algo para hacerla feliz, para que se le quite, para que se le quite ese trauma o para que se olvide de ese problema, claro que sí. Si ella es una chica muy guapa y simpática, sí. Un poco superficial, no tontita ¿Eh? No es tontita, no es tontita. Es un poco superficial, es bueno, lo que yo necesito ahora, lo que yo necesito.

Bueno, tengo que encontrar, tengo que encontrar el modo de que se olvide de ese tema del pecho, de que tiene el pecho muy pequeño. Tengo que hacer algo, tengo que hacer algo. Todavía no sé qué, todavía no sé qué, todavía no sé qué puedo pero tengo que hacer algo. Sí, tengo que hacer algo.

¿Cuánto? ¡Uf! Eso es muy caro ¿No? ¿50 mil? ¡¿50 mil?! No, no, no sí entiendo, entiendo, claro. Entiendo, sí. 25 mil, 25 mil cada una. Claro, sí, sí. Claro, de calidad, sí, sí. Que sea de calidad, sí, sí, buena. Sí, sí claro, entiendo, entiendo. No, no es que sí, no entiendo bien de este tema ¿No? Es la primera vez, es la primera vez, sí, vale. Entonces 50 mil, 50 mil. 25 mil la izquierda y 25 mil la derecha. Vale, vale entiendo, entiendo. Vale, sí, sí. Bueno sí, lo pienso ¿Vale? Lo voy a pensar, lo voy a pensar y ya les llamo ¿Eh? Ya les llamo y les digo lo que sea ¿De acuerdo? Venga, vale. Muchas gracias. Venga. Hasta luego, adiós.

Bueno pues, estoy recogiendo información, estoy llamando a clínicas, clínicas de cirugía estética porque he pensado, bueno he pensado que lo mejor para Carmen es que se opere ¿No? Que se opere y bueno, que tenga el pecho que ella quiere, el pecho que ella quiere, que se ponga el pecho que ella quiere, más grande ¿No? Porque no sé, a mí me parece innecesario, me parece una tontería, no me parece necesario hacerlo, a mí me gusta como es. Pero claro, ella está tan traumatizada desde pequeña que bueno pues, en fin. He estado informándome, he estado informándome y cuesta caro, cuesta caro. Una operación, una operación para agrandar el pecho, para ponerse las tetas así grandes cuesta caro, cuesta caro. Yo no sabía nada de este tema. Cuesta 50 mil, cuesta 50 mil euros. Es mucho, 25 mil euros cada pecho, cada teta. Es mucho.

Bueno los hay, los hay más, hay de precios más baratos ¿No? He hablado con otras clínicas que tienen pechos más económicos, más baratos pero no vale la pena ¿No? No vale la pena, eso es una… Yo quiero que Carmen tenga las mejores tetas, las tetas, unas tetas de calidad, unas buenas tetas. Ya que se hace la operación que sea algo bueno, algo de calidad ¿No? ¿Vale?

Eso es lo que… Sí, lo mejor es no hacerlo, para mí lo mejor es no hacerlo pero si lo vamos a hacer, si vamos a hacer esa operación bueno pues, pues que sea algo de calidad ¿No? Que se algo de calidad, que sea algo que valga realmente la pena.

Bueno estoy paseando por aquí, estoy en este puerto no sé si os habéis dado cuenta pero he venido a pasear por este puerto porque yo tengo un sueño, bueno yo tenía un sueño, yo tenía un sueño que era comprarme una barca, comprarme un yate o una barca de vela, no sé. Y a veces vengo aquí a pasear y a ver estos yates, estás barcas. Me encantaría, me encantaría tener una barca así y yo estaba ahorrando, estaba ahorrando para comprarme un yate. Algo pequeño ¿Vale? ¿No?

Nada de mucho lujo, algo pequeño. Un pequeño yate, una pequeña barca, no sé para porque me encanta, me encanta el mar ¿No?

Estaba ahorrando dinero y ahora que ha pasado esto con Carmen pues he decidido, he decidido que voy a gastarme todos mis ahorros, todos mis ahorros que tenía para comprarme una barca, un yate pequeño los voy a gastar en la operación de las tetas de Carmen ¿Sí? Le voy a comprar unas tetas nuevas, le voy a comprar un pecho nuevo. Eso es lo que voy a hacer.

Y bueno pues nada, yo soy así, yo soy así. Yo me he enamorado, me he enamorado de ella y entonces no me importa, no me importa gastar dinero, gastar dinero en algo que yo sé que la va a hacer feliz ¿Vale? Esto la va a ser feliz y entonces para mí eso es lo más importante. Porque yo, con tal de que ella sea feliz, lo que sea ¿Vale? No me importa el dinero, no me importa nada.

Y bueno pues nada, este sueño del yate, de la barca pues bueno no puede ser, no puede ser. Ahora lo más importante, lo más importante es la felicidad, la felicidad de Carmen, eso es lo más importante; que ella sea feliz ¿Vale? Y si ella para ser feliz necesita unas tetas nuevas, un pecho nuevo bueno pues nada, yo les compro las tetas nuevas. 50 mil euros joder, 50 mil euros. Espero que sean unas tetas de calidad ¿Eh? Espero que sean unas tetas de calidad.

Bueno, total. Que he decidido que sí, que le voy a comprar estas tetas nuevas, que le voy a pagar la operación de cirugía estética. Perdona esto, es que hace mucho calor y se está derritiendo todo ¿Eh? Todo el helado este. Entonces, he llamado Carlos y claro ¿Qué pensáis? ¿Qué pensáis que me ha dicho Carlos? Carlos me ha dicho que soy tonto, que cómo se me ocurre, que es una tontería, que me está tomando el pelo, que me está tomando el pelo. Me ha dicho eso: “Juan, Carmen te está tomando el pelo.” No entiende nada. Es un envidioso, es un envidioso.

Oye, yo no sé comer helado ¿Eh? Para comer helados, oye hay que, hay una técnica. Esto, estoy comiendo muy fatal. Bueno, perdonad ¿Eh? Perdonad. Lo que yo quiero decir es que, mira que se vive una vez, se vive una vez. Y yo por Carmen, para ver a Carmen feliz lo que sea, yo hago lo que sea y si me está tomando el pelo, no. La verdad es que no lo creo, yo creo que Carmen está muy enamorada de mí y yo muy enamorado de ella. Y no sólo eso, es que ella no tiene trabajo porque trabajaba antes en una tienda de ropa, yo la conocí allí trabajando en una tienda de ropa pero ya no trabaja allí. Ya no tiene trabajo, no tiene dinero, ella no se puede costear la operación, es muy cara. Yo tengo dinero, ella no tiene dinero y oye, así es la vida. Si un día yo no tengo dinero y ella tiene dinero pues supongo que ella me, ella haría lo mismo por mí, ella haría lo mismo por mí ¿Vale?

Entonces y no, lo que decía es que no sólo eso es que además, además, además la voy a enchufar en la universidad. Sí, voy a llamar, voy a llamar a mi jefe ahora en septiembre, voy a llamar a mi jefe y le voy a decir que ella puede trabajar como profesora de español, claro que sí. Claro que sí ¿Por qué no? Es nativa. Sí no, es verdad que no tiene ni idea, no tiene ni idea de cómo se da clases pero, no tiene ni idea de gramática la verdad, no sé lo que es un adverbio, no sabe lo que es un pronombre, no sabe nada. No importa, no importa yo se lo explico, yo se lo explico pero ella necesita un trabajo ¿Vale?

Entonces yo la voy a enchufar allí y lo que quiero ver, lo que quiero ver es la cara, la cara que va a poner… Perdonadme. Qué bueno, qué bueno. Bueno, la cara que va a poner, la cara que va a poner Alfred cuando me vea aparecer ahí con mi novia, con una novia joven, guapa, con unas tetas así de calidad y trabajando como profesora de español conmigo, la cara que va a poner Alfred. Se va a morir de envidia ¿Eh? Se va a morir de envidia.

Bueno, oye chicos os dejo que me voy a comer este helado que se está derritiendo ¿Eh? Venga. El mes que viene, el mes que viene os cuento qué pasa, en septiembre. A final de septiembre os cuento qué ha pasado ¿De acuerdo? Con toda esta historia porque vamos a ver, vamos a ver qué pasa, cómo queda Carmen y vamos a ver cómo se, qué cara pone Alfred en la universidad. Venga, nos vemos en septiembre ¿De acuerdo? Venga. Adiós, hasta luego. Qué bueno.

Bueno. Bueno, bueno, bueno. Las cosas se están complicando mucho, las cosas se están complicando mucho en nuestra historia, la historia de Carmen ¿De acuerdo? La historia del año. Bueno, lo vamos a dejar aquí porque ahora vamos a ver qué pasa, vamos a ver qué pasa en el mes de septiembre. Al final del mes de septiembre os voy a contar qué ha pasado, os voy a contar qué ha pasado con el pecho de Carmen, con el trabajo en la universidad, con Alfred, en fin con todo eso. Esto es un lío, esto es un lío.

Pero chicos, chicos si os gusta, si os gusta esta forma de aprender español en contexto, con historias pues tenéis que suscribiros, tenéis que suscribiros aquí a nuestro canal, a “Español con Juan.” Aquí esto es lo que hacemos, este es nuestro estilo de enseñar español, con historias ¿De acuerdo? Bueno y debajo, debajo en la descripción del video dejo el link a la playlist para que podáis ver todos los capítulos anteriores de enero, febrero, marzo, abril, mayo, junio, julio y agosto. ¿De acuerdo? Venga. Hasta luego, adiós.



Want to learn a language?


Learn from this text and thousands like it on LingQ.

  • A vast library of audio lessons, all with matching text
  • Revolutionary learning tools
  • A global, interactive learning community.

El idioma que estoy aprendiendo en línea @ LingQ

¡Hola chicos! ¿Qué tal? Este año, como sabéis estamos contando una historia. Cada mes publicamos un nuevo capítulo, al final del mes publicamos un nuevo capítulo de esta historia que está durando todo el año. Hemos publicado los capítulos de enero, febrero, marzo, abril, mayo, junio, julio y hoy, hoy vamos a publicar el capítulo del mes de agosto.

¿Habéis visto los videos anteriores? Si no habéis visto los videos no sabéis, no sabéis qué pasa en la historia ¿Eh? Tenéis que verlos, tenéis que verlos todos para saber qué está pasando. Esta historia está cada vez más interesante. Vamos, la historia con Carmen, la historia con Carmen está cada vez más interesante.

Muchos de vosotros, muchos de vosotros me estáis preguntando: “¿Pero qué va a pasar? ¿Qué va a pasar?” Bueno chicos, pues hoy, hoy os voy a contar qué ha pasado, qué ha pasado este mes, el mes de agosto ¿De acuerdo? Bueno no os vayáis, no os vayáis porque ¡Empezamos!

Estoy aquí en la playa pero he venido yo solo, he venido yo solo porque bueno porque, bueno primero porque estaba ya harto de estar en la habitación. Estaba ya, bueno he venido aquí a la playa, al mar porque quiero estar aquí en la playa, quiero bañarme ¿No? No estar todo el día en el hotel, en la habitación pero Carmen, Carmen no quiere, no quiere venir aquí al agua, a la playa. Dice que le da vergüenza, que le da vergüenza ponerse el bañador.

Es que, yo qué sé, no sé, yo no sé. Las mujeres, no sé, tienen algo, tienen algo extraño en la cabeza, no sé. No sé, dice que le da vergüenza ponerse el bañador porque… Es una tontería, es una tontería. Bueno pues, porque dice que tiene los pechos muy pequeños. Dice que tiene las tetas muy pequeñas, que no tiene tetas. Dice que le da vergüenza, que le da vergüenza ir a la playa y ponerse en bikini, ponerse el bañador y… Yo le he dicho: “Pero tía, pero tía ¿Qué dices? Joder, es normal, es normal. Hay mujeres que tienen el pecho más grande y hay mujeres que tienen el pecho más pequeño ¿No? ¿Qué tiene que ver? Vamos a la playa y nos divertimos”.

Oye no, no he podido convencerla, no he podido convencerla. He tenido que venir yo solo aquí a la playa y está bien ¿No? Está bien. Me estoy aburriendo un poco porque yo aquí solo, no sé, ahora volveré ¿No? Volveré. Pero eso a mí, de verdad, de verdad yo le he dicho: “Pero Carmen si eres muy guapa. Eres guapísima ¿Por qué, por qué tienes ese no sé, ese trauma?” Es un trauma porque me ha dicho, me ha dicho que cuando era pequeña, cuando era pequeña en el colegio los niños de su escuela, de su clase, etcétera, se reían de ella porque decían, le decían que no tenía pecho y tal. Le decían que no tenía tetas, las tetas que tenía las tetas muy pequeñas.

Oye primero a mí, a mí me parece guapísima. Segundo, a mí me da igual si tiene las tetas grandes o pequeñas ¿Qué más da? ¿Qué más da? Eso no es un problema. Pero bueno, nada. Que se ha quedado allí en el hotel, sin salir pero bueno nada, vamos. Le he dicho, le he dicho que en la playa hay de todo. Hay gente más guapa, hay gente más fea, hay gordos, hay delgados. Hay gente que tiene pechos más grandes, pechos más pequeños. No es un problema ¿No? Somos todos iguales. Aquí venimos a divertirnos, a pasarla bien.

Oye, no ha habido manera, no ha habido manera. No ha habido manera de convencerla ¿No? Está completamente traumatizada desde que era pequeña y bueno, por más que le he dicho, por más que le he dicho no hay manera de convencerla para que venga a la playa, para que se ponga en bikini. Bueno pues algo tengo que hacer, algo tengo que hacer porque esto, esto no la verdad no me gusta nada.

Mirad, mirad qué paisaje, mirad qué paisaje tan bonito y no lo puedo disfrutar con ella, con Carmen. Tengo que estar aquí solo, ella está allí en la habitación del hotel. No, esto no me gusta, no me gusta por mí y no me gusta sobre todo por ella. Me da , me da pena. Bueno, no es pena, no me da pena pero es una pena que ella esté allí y no podamos los dos disfrutar este paisaje, esta playa. Hemos venido aquí a pasarla bien, a estar juntos ¿No? Y bueno, bueno, por una tontería, por esa tontería del pecho.

Tengo que hacer algo, tengo que hacer algo ¿Eh? Yo por Carmen, yo por Carmen lo que sea. Yo soy capaz, por verla feliz yo soy capaz de lo que sea. Yo hago lo que sea, sí. Tengo que pensar en algo para hacerla feliz, para que se le quite, para que se le quite ese trauma o para que se olvide de ese problema, claro que sí. Si ella es una chica muy guapa y simpática, sí. Un poco superficial, no tontita ¿Eh? No es tontita, no es tontita. Es un poco superficial, es bueno, lo que yo necesito ahora, lo que yo necesito.

Bueno, tengo que encontrar, tengo que encontrar el modo de que se olvide de ese tema del pecho, de que tiene el pecho muy pequeño. Tengo que hacer algo, tengo que hacer algo. Todavía no sé qué, todavía no sé qué, todavía no sé qué puedo pero tengo que hacer algo. Sí, tengo que hacer algo.

¿Cuánto? ¡Uf! Eso es muy caro ¿No? ¿50 mil? ¡¿50 mil?! No, no, no sí entiendo, entiendo, claro. Entiendo, sí. 25 mil, 25 mil cada una. Claro, sí, sí. Claro, de calidad, sí, sí. Que sea de calidad, sí, sí, buena. Sí, sí claro, entiendo, entiendo. No, no es que sí, no entiendo bien de este tema ¿No? Es la primera vez, es la primera vez, sí, vale. Entonces 50 mil, 50 mil. 25 mil la izquierda y 25 mil la derecha. Vale, vale entiendo, entiendo. Vale, sí, sí. Bueno sí, lo pienso ¿Vale? Lo voy a pensar, lo voy a pensar y ya les llamo ¿Eh? Ya les llamo y les digo lo que sea ¿De acuerdo? Venga, vale. Muchas gracias. Venga. Hasta luego, adiós.

Bueno pues, estoy recogiendo información, estoy llamando a clínicas, clínicas de cirugía estética porque he pensado, bueno he pensado que lo mejor para Carmen es que se opere ¿No? Que se opere y bueno, que tenga el pecho que ella quiere, el pecho que ella quiere, que se ponga el pecho que ella quiere, más grande ¿No? Porque no sé, a mí me parece innecesario, me parece una tontería, no me parece necesario hacerlo, a mí me gusta como es. Pero claro, ella está tan traumatizada desde pequeña que bueno pues, en fin. He estado informándome, he estado informándome y cuesta caro, cuesta caro. Una operación, una operación para agrandar el pecho, para ponerse las tetas así grandes cuesta caro, cuesta caro. Yo no sabía nada de este tema. Cuesta 50 mil, cuesta 50 mil euros. Es mucho, 25 mil euros cada pecho, cada teta. Es mucho.

Bueno los hay, los hay más, hay de precios más baratos ¿No? He hablado con otras clínicas que tienen pechos más económicos, más baratos pero no vale la pena ¿No? No vale la pena, eso es una… Yo quiero que Carmen tenga las mejores tetas, las tetas, unas tetas de calidad, unas buenas tetas. Ya que se hace la operación que sea algo bueno, algo de calidad ¿No? ¿Vale?

Eso es lo que… Sí, lo mejor es no hacerlo, para mí lo mejor es no hacerlo pero si lo vamos a hacer, si vamos a hacer esa operación bueno pues, pues que sea algo de calidad ¿No? Que se algo de calidad, que sea algo que valga realmente la pena.

Bueno estoy paseando por aquí, estoy en este puerto no sé si os habéis dado cuenta pero he venido a pasear por este puerto porque yo tengo un sueño, bueno yo tenía un sueño, yo tenía un sueño que era comprarme una barca, comprarme un yate o una barca de vela, no sé. Y a veces vengo aquí a pasear y a ver estos yates, estás barcas. Me encantaría, me encantaría tener una barca así y yo estaba ahorrando, estaba ahorrando para comprarme un yate. Algo pequeño ¿Vale? ¿No?

Nada de mucho lujo, algo pequeño. Un pequeño yate, una pequeña barca, no sé para porque me encanta, me encanta el mar ¿No?

Estaba ahorrando dinero y ahora que ha pasado esto con Carmen pues he decidido, he decidido que voy a gastarme todos mis ahorros, todos mis ahorros que tenía para comprarme una barca, un yate pequeño los voy a gastar en la operación de las tetas de Carmen ¿Sí? Le voy a comprar unas tetas nuevas, le voy a comprar un pecho nuevo. Eso es lo que voy a hacer.

Y bueno pues nada, yo soy así, yo soy así. Yo me he enamorado, me he enamorado de ella y entonces no me importa, no me importa gastar dinero, gastar dinero en algo que yo sé que la va a hacer feliz ¿Vale? Esto la va a ser feliz y entonces para mí eso es lo más importante. Porque yo, con tal de que ella sea feliz, lo que sea ¿Vale? No me importa el dinero, no me importa nada.

Y bueno pues nada, este sueño del yate, de la barca pues bueno no puede ser, no puede ser. Ahora lo más importante, lo más importante es la felicidad, la felicidad de Carmen, eso es lo más importante; que ella sea feliz ¿Vale? Y si ella para ser feliz necesita unas tetas nuevas, un pecho nuevo bueno pues nada, yo les compro las tetas nuevas. 50 mil euros joder, 50 mil euros. Espero que sean unas tetas de calidad ¿Eh? Espero que sean unas tetas de calidad.

Bueno, total. Que he decidido que sí, que le voy a comprar estas tetas nuevas, que le voy a pagar la operación de cirugía estética. Perdona esto, es que hace mucho calor y se está derritiendo todo ¿Eh? Todo el helado este. Entonces, he llamado Carlos y claro ¿Qué pensáis? ¿Qué pensáis que me ha dicho Carlos? Carlos me ha dicho que soy tonto, que cómo se me ocurre, que es una tontería, que me está tomando el pelo, que me está tomando el pelo. Me ha dicho eso: “Juan, Carmen te está tomando el pelo.” No entiende nada. Es un envidioso, es un envidioso.

Oye, yo no sé comer helado ¿Eh? Para comer helados, oye hay que, hay una técnica. Esto, estoy comiendo muy fatal. Bueno, perdonad ¿Eh? Perdonad. Lo que yo quiero decir es que, mira que se vive una vez, se vive una vez. Y yo por Carmen, para ver a Carmen feliz lo que sea, yo hago lo que sea y si me está tomando el pelo, no. La verdad es que no lo creo, yo creo que Carmen está muy enamorada de mí y yo muy enamorado de ella. Y no sólo eso, es que ella no tiene trabajo porque trabajaba antes en una tienda de ropa, yo la conocí allí trabajando en una tienda de ropa pero ya no trabaja allí. Ya no tiene trabajo, no tiene dinero, ella no se puede costear la operación, es muy cara. Yo tengo dinero, ella no tiene dinero y oye, así es la vida. Si un día yo no tengo dinero y ella tiene dinero pues supongo que ella me, ella haría lo mismo por mí, ella haría lo mismo por mí ¿Vale?

Entonces y no, lo que decía es que no sólo eso es que además, además, además la voy a enchufar en la universidad. Sí, voy a llamar, voy a llamar a mi jefe ahora en septiembre, voy a llamar a mi jefe y le voy a decir que ella puede trabajar como profesora de español, claro que sí. Claro que sí ¿Por qué no? Es nativa. Sí no, es verdad que no tiene ni idea, no tiene ni idea de cómo se da clases pero, no tiene ni idea de gramática la verdad, no sé lo que es un adverbio, no sabe lo que es un pronombre, no sabe nada. No importa, no importa yo se lo explico, yo se lo explico pero ella necesita un trabajo ¿Vale?

Entonces yo la voy a enchufar allí y lo que quiero ver, lo que quiero ver es la cara, la cara que va a poner… Perdonadme. Qué bueno, qué bueno. Bueno, la cara que va a poner, la cara que va a poner Alfred cuando me vea aparecer ahí con mi novia, con una novia joven, guapa, con unas tetas así de calidad y trabajando como profesora de español conmigo, la cara que va a poner Alfred. Se va a morir de envidia ¿Eh? Se va a morir de envidia.

Bueno, oye chicos os dejo que me voy a comer este helado que se está derritiendo ¿Eh? Venga. El mes que viene, el mes que viene os cuento qué pasa, en septiembre. A final de septiembre os cuento qué ha pasado ¿De acuerdo? Con toda esta historia porque vamos a ver, vamos a ver qué pasa, cómo queda Carmen y vamos a ver cómo se, qué cara pone Alfred en la universidad. Venga, nos vemos en septiembre ¿De acuerdo? Venga. Adiós, hasta luego. Qué bueno.

Bueno. Bueno, bueno, bueno. Las cosas se están complicando mucho, las cosas se están complicando mucho en nuestra historia, la historia de Carmen ¿De acuerdo? La historia del año. Bueno, lo vamos a dejar aquí porque ahora vamos a ver qué pasa, vamos a ver qué pasa en el mes de septiembre. Al final del mes de septiembre os voy a contar qué ha pasado, os voy a contar qué ha pasado con el pecho de Carmen, con el trabajo en la universidad, con Alfred, en fin con todo eso. Esto es un lío, esto es un lío.

Pero chicos, chicos si os gusta, si os gusta esta forma de aprender español en contexto, con historias pues tenéis que suscribiros, tenéis que suscribiros aquí a nuestro canal, a “Español con Juan.” Aquí esto es lo que hacemos, este es nuestro estilo de enseñar español, con historias ¿De acuerdo? Bueno y debajo, debajo en la descripción del video dejo el link a la playlist para que podáis ver todos los capítulos anteriores de enero, febrero, marzo, abril, mayo, junio, julio y agosto. ¿De acuerdo? Venga. Hasta luego, adiós.


×

Usamos cookies para ayudar a mejorar LingQ. Al visitar este sitio, aceptas nuestras politicas de cookie.