×

Usamos cookies para ayudar a mejorar LingQ. Al visitar este sitio, aceptas nuestras politicas de cookie.


image

Sherlock Holmes - El Signo de los Cuatro, Explicación del caso - 01

Explicación del caso - 01

La señorita Morstan entró en el cuarto con paso firme y maneras dignas, pero sin afectación. Era joven, rubia, pequeña, cuidadosa de su persona, llevaba guantes irreprochables y estaba vestida con el gusto más perfecto. La sencillez y economía de su traje sugerían, sin embargo, que los medios de subsistencia de la persona eran limitados. El vestido era de tela gris habano, sin bordados ni adornos, y el tocado un pequeño turbante del mismo color obscuro, adornado apenas por una sospecha de pluma blanca en un costado. La cara no lucía por la regularidad de las facciones ni por la belleza del cutis; pero su expresión era dulce y amable, y los grandes ojos azules, singularmente espirituales, inspiraban simpatía.

A pesar de mi práctica en las mujeres, adquirida en muchas naciones y tres continentes distintos, nunca había visto un rostro que revelase con mayor claridad una naturaleza refinada y sensible. Cuando se sentó en el sillón que Sherlock Holmes le ofrecía, no pude menos de observar que los labios le temblaban, sus manos se estremecían y todo su ser denotaba los signos de una intensa agitación interna.

- He venido á verlo, señor Holmes – dijo, — porque usted ayudó en una ocasión á la señora Cecil Forrester, en cuya casa estoy empleada, á desembrollar una pequeña complicación doméstica, la amabilidad y destreza de usted dejaron muy buena impresión á la señora.

- La señora Cecil Forrester - repitió Holmes, pensativo. Sí, creo haberle prestado un insignificante servicio; pero, según mis recuerdos, el caso era muy sencillo.

- Ella no lo creía así; pero, de todos modos, no podría decir usted lo mismo de mi caso. Difícilmente me imaginaría nada más extraño, nada más literalmente inexplicable que la situación en que me encuentro.

Holmes se frotó las manos, y los ojos le brillaron. Se inclinó hacia adelante con una expresión de extraordinaria concentración en sus enérgicas facciones de halcón.

- Explique usted el caso - dijo en tono breve y expeditivo.

Mi posición era embarazosa.

- Ustedes van á excusarme - les dije á los dos, levantándome de mi asiento. Con sorpresa mía, la joven alzó su enguantada mano para detenerme.

- Si su amigo tuviera la amabilidad de quedarse - explicó dirigiéndose á Holmes, - podría hacerme un incalculable servicio.

Yo volví á sentarme.

- Los hechos son, con toda brevedad, los siguientes- continuó la joven - mi padre era oficial en un regimiento de línea de la India, y me envió á Inglaterra cuando era muy niña. Mi madre había muerto; no me quedaban parientes aquí, y, sin embargo, me colocaron muy bien, en un cómodo establecimiento de educación de Edimburgo, donde permanecí hasta los diecisiete años. Mi padre, que era el capitán más antiguo de su regimiento, obtuvo en 1878 una licencia de doce meses y vino á Inglaterra. De aquí, de Londres, me telegrafió que había llegado sin novedad y me ordenó viniera en seguida á reunirme con él, diciéndome que estaba en el Hotel Langham. Recuerdo que su telegrama estaba lleno de bondad y cariño. Llegué á Londres y me dirigí al Hotel Langham, donde se me dijo que el capitán Morstan se había alojado allí, pero desde la noche anterior no había vuelto. Esperé todo el día, sin recibir la menor noticia de él; á la noche siguiente, por consejo del dueño del hotel, comuniqué à la policía lo que ocurría, y, al día siguiente, pusimos avisos en todos los diarios. Ningún resultado tuvieron nuestras averiguaciones, y hasta el día de hoy no he sabido una sola palabra de mi infortunado padre. Había venido de la India con el corazón lleno de esperanza, deseoso de encontrar tranquilidad, alivio, y en vez de eso…- Se llevó la mano á la garganta, y un ahogado sollozo puso fin à la frase.

- ¿La fecha? - preguntó Holmes, abriendo su libro de apuntes.

- La desaparición ocurrió el 3 de diciembre de 1878, hace unos diez años.

- ¿Su equipaje?

- Se quedó en el hotel. Nada había en él que pudiera servir de clave; algunas ropas, algunos libros, y una considerable cantidad de curiosidades de las islas Andaman, en las que había estado, con otros oficiales, encargado de la custodia de los presidiarios.

- ¿Tenía algunos amigos en Londres?

- Solamente sabía yo de uno; el mayor Sholto, de su mismo regimiento, del 34 de infantería de Bombay. Se había retirado del servicio un poco antes, y vivía en Upper Norwood. Naturalmente, nos dirigimos á él, pero nos contestó que ni siquiera sabía que su compañero de armas estuviera en Inglaterra.

- Caso singular - observó Holmes.

- Todavía no le he referido á usted la parte más singular. Hace unos seis meses, para hablar con exactitud, el 4 de mayo de 1882, apareció en el Times un aviso en que se pedía la dirección de la señorita Mary Morstan, advirtiendo que estaba en su conveniencia darla: el aviso no mencionaba el nombre ni la dirección del que lo había puesto. Yo acababa de entrar entonces en casa de la señora Cecil Forrester como aya, y, por consejo de esta señora, publiqué mi dirección en la columna de avisos. El mismo día llegaba por correo una cajita de cartón dirigida á mi nombre, dentro de la cual hallé una perla muy grande y lustrosa. No había con ella ni una palabra escrita. Desde entonces, todos los años en la misma fecha recibo una perla igual á esa, dentro de una cajita semejante, sin dato alguno sobre la persona que la envía. Un perito ha declarado que las perlas pertenecen á una clase muy rara y tienen considerable valor. Usted puede ver por sí mismo que son muy hermosas.


Explicación del caso - 01

La señorita Morstan entró en el cuarto con paso firme y maneras dignas, pero sin afectación. Miss Morstan entered the room with a firm step and dignified manner, but without affectation. Era joven, rubia, pequeña, cuidadosa de su persona, llevaba guantes irreprochables y estaba vestida con el gusto más perfecto. She was young, blonde, petite, careful of her person, wore irreproachable gloves and was dressed with the most perfect taste. La sencillez y economía de su traje sugerían, sin embargo, que los medios de subsistencia de la persona eran limitados. The simplicity and economy of his costume suggested, however, that his means of subsistence were limited. El vestido era de tela gris habano, sin bordados ni adornos, y el tocado un pequeño turbante del mismo color obscuro, adornado apenas por una sospecha de pluma blanca en un costado. The dress was of Havana gray cloth, without embroidery or ornamentation, and the headdress was a small turban of the same dark color, adorned only by a white feather suspicion on one side. La cara no lucía por la regularidad de las facciones ni por la belleza del cutis; pero su expresión era dulce y amable, y los grandes ojos azules, singularmente espirituales, inspiraban simpatía. The face did not show by the regularity of the features nor by the beauty of the complexion; but its expression was sweet and kind, and the large blue eyes, singularly spiritual, inspired sympathy.

A pesar de mi práctica en las mujeres, adquirida en muchas naciones y tres continentes distintos, nunca había visto un rostro que revelase con mayor claridad una naturaleza refinada y sensible. Despite my practice with women, acquired in many nations and three different continents, I had never seen a face that more clearly revealed a refined and sensitive nature. Cuando se sentó en el sillón que Sherlock Holmes le ofrecía, no pude menos de observar que los labios le temblaban, sus manos se estremecían y todo su ser denotaba los signos de una intensa agitación interna.

- He venido á verlo, señor Holmes – dijo, — porque usted ayudó en una ocasión á la señora Cecil Forrester, en cuya casa estoy empleada, á desembrollar una pequeña complicación doméstica, la amabilidad y destreza de usted dejaron muy buena impresión á la señora. - I have come to see you, Mr. Holmes," said he, "because you once helped Mrs. Cecil Forrester, in whose house I am employed, to unravel a little domestic complication, and your kindness and dexterity made a very good impression upon her.

- La señora Cecil Forrester - repitió Holmes, pensativo. - Mrs. Cecil Forrester," repeated Holmes, thoughtfully. Sí, creo haberle prestado un insignificante servicio; pero, según mis recuerdos, el caso era muy sencillo. Yes, I think I rendered him a trifling service; but, to the best of my recollection, the case was very simple.

- Ella no lo creía así; pero, de todos modos, no podría decir usted lo mismo de mi caso. - She didn't think so; but, anyway, you couldn't say the same about my case. Difícilmente me imaginaría nada más extraño, nada más literalmente inexplicable que la situación en que me encuentro. I could hardly imagine anything stranger, anything more literally inexplicable than the situation in which I find myself.

Holmes se frotó las manos, y los ojos le brillaron. Holmes rubbed his hands together, and his eyes sparkled. Se inclinó hacia adelante con una expresión de extraordinaria concentración en sus enérgicas facciones de halcón. He leaned forward with an expression of extraordinary concentration on his energetic, hawk-like features.

- Explique usted el caso - dijo en tono breve y expeditivo. - Explain the case - he said in a brief and expeditious tone.

Mi posición era embarazosa. My position was embarrassing.

- Ustedes van á excusarme - les dije á los dos, levantándome de mi asiento. - You will excuse me," I said to both of them, rising from my seat. Con sorpresa mía, la joven alzó su enguantada mano para detenerme. To my surprise, the young woman raised her gloved hand to stop me.

- Si su amigo tuviera la amabilidad de quedarse - explicó dirigiéndose á Holmes, - podría hacerme un incalculable servicio. - If your friend would be good enough to stay," he explained, addressing Holmes, "he could do me an incalculable service.

Yo volví á sentarme. I sat down again.

- Los hechos son, con toda brevedad, los siguientes- continuó la joven - mi padre era oficial en un regimiento de línea de la India, y me envió á Inglaterra cuando era muy niña. - The facts are, in all brevity, as follows," continued the young lady, "my father was an officer in an Indian regiment of the line, and sent me to England when I was a very young girl. Mi madre había muerto; no me quedaban parientes aquí, y, sin embargo, me colocaron muy bien, en un cómodo establecimiento de educación de Edimburgo, donde permanecí hasta los diecisiete años. My mother had died; I had no relatives left here, and yet I was placed very well, in a comfortable educational establishment in Edinburgh, where I remained until I was seventeen. Mi padre, que era el capitán más antiguo de su regimiento, obtuvo en 1878 una licencia de doce meses y vino á Inglaterra. My father, who was the oldest captain in his regiment, obtained a twelve-month leave of absence in 1878 and came to England. De aquí, de Londres, me telegrafió que había llegado sin novedad y me ordenó viniera en seguida á reunirme con él, diciéndome que estaba en el Hotel Langham. From here, from London, he telegraphed me that he had arrived safely and ordered me to come at once to meet him, telling me that he was at the Langham Hotel. Recuerdo que su telegrama estaba lleno de bondad y cariño. I remember that his telegram was full of kindness and affection. Llegué á Londres y me dirigí al Hotel Langham, donde se me dijo que el capitán Morstan se había alojado allí, pero desde la noche anterior no había vuelto. I arrived in London and went to the Langham Hotel, where I was told that Captain Morstan had been staying there, but had not returned since the night before. Esperé todo el día, sin recibir la menor noticia de él; á la noche siguiente, por consejo del dueño del hotel, comuniqué à la policía lo que ocurría, y, al día siguiente, pusimos avisos en todos los diarios. I waited all day, without receiving the slightest news from him; the following night, on the advice of the hotel owner, I informed the police of what was happening, and the next day, we put notices in all the newspapers. Ningún resultado tuvieron nuestras averiguaciones, y hasta el día de hoy no he sabido una sola palabra de mi infortunado padre. Había venido de la India con el corazón lleno de esperanza, deseoso de encontrar tranquilidad, alivio, y en vez de eso…- Se llevó la mano á la garganta, y un ahogado sollozo puso fin à la frase. I had come from India with a heart full of hope, wishing to find tranquility, relief, and instead of that..." He put his hand to his throat, and a choked sob ended the sentence.

- ¿La fecha? - The date? - preguntó Holmes, abriendo su libro de apuntes. - Holmes asked, opening his notebook.

- La desaparición ocurrió el 3 de diciembre de 1878, hace unos diez años. - The disappearance occurred on December 3, 1878, about ten years ago.

- ¿Su equipaje? - Your luggage?

- Se quedó en el hotel. - He stayed at the hotel. Nada había en él que pudiera servir de clave; algunas ropas, algunos libros, y una considerable cantidad de curiosidades de las islas Andaman, en las que había estado, con otros oficiales, encargado de la custodia de los presidiarios. There was nothing in it that could serve as a key; some clothes, some books, and a considerable quantity of curiosities from the Andaman Islands, where he had been, with other officers, in charge of the custody of the convicts.

- ¿Tenía algunos amigos en Londres? - Did he have any friends in London?

- Solamente sabía yo de uno; el mayor Sholto, de su mismo regimiento, del 34 de infantería de Bombay. - I only knew of one; Major Sholto, of his own regiment, the 34th Bombay Infantry. Se había retirado del servicio un poco antes, y vivía en Upper Norwood. He had retired from the service a short time earlier, and lived in Upper Norwood. Naturalmente, nos dirigimos á él, pero nos contestó que ni siquiera sabía que su compañero de armas estuviera en Inglaterra. Naturally, we turned to him, but he replied that he did not even know that his comrade-in-arms was in England.

- Caso singular - observó Holmes. - Singular case - Holmes observed.

- Todavía no le he referido á usted la parte más singular. - I have not yet referred to you the most singular part. Hace unos seis meses, para hablar con exactitud, el 4 de mayo de 1882, apareció en el __Times__ un aviso en que se pedía la dirección de la señorita Mary Morstan, advirtiendo que estaba en su conveniencia darla: el aviso no mencionaba el nombre ni la dirección del que lo había puesto. About six months ago, to be precise, on May 4, 1882, an ad appeared in the Times asking for the address of Miss Mary Morstan, advising that it was in her interest to give her: the ad did not mention the name or the address of the one who posted it. Yo acababa de entrar entonces en casa de la señora Cecil Forrester como aya, y, por consejo de esta señora, publiqué mi dirección en la columna de avisos. I had then just entered Mrs. Cecil Forrester's house as a governess, and, on this lady's advice, I published my address in the notice column. El mismo día llegaba por correo una cajita de cartón dirigida á mi nombre, dentro de la cual hallé una perla muy grande y lustrosa. The same day a small cardboard box addressed to my name arrived by mail, inside of which I found a very large and lustrous pearl. No había con ella ni una palabra escrita. There was not a written word with her. Desde entonces, todos los años en la misma fecha recibo una perla igual á esa, dentro de una cajita semejante, sin dato alguno sobre la persona que la envía. Since then, every year on the same date I receive a pearl just like that one, inside a similar little box, without any information about the person who sent it. Un perito ha declarado que las perlas pertenecen á una clase muy rara y tienen considerable valor. An expert has declared that the pearls belong to a very rare class and have considerable value. Usted puede ver por sí mismo que son muy hermosas. You can see for yourself that they are very beautiful.