image

Diario escolar - Slow, 4. ¿Otro cambio de zona?

¿Otro cambio de zona?

El día 31 de agosto terminaba mi contrato de profesor del curso 2010-2011. Los últimos meses del curso e incluso el verano han sido un poco caóticos, porque tenía mucho trabajo de traducción y corrección, y me ha costado de combinar con la escuela al principio, y luego con las vacaciones de los niños y el verano.

Debido a este pico de trabajo y a que parecía que el volumen de trabajo se empezaba a normalizar con mis clientes habituales, me estaba planteando cambiar de zona para el próximo curso. Incluso dudaba en si cambiar al Vallès Occidental, que es una zona más cercana a Barcelona (así, si trabajaba, como mínimo estaría más cerca de casa) o incluso poner Barcelona sabiendo que entonces no trabajaría. Es decir, hacer una pausa temporal en mi “carrera de profesor” y no trabajar durante unos meses para centrarme en el trabajo de traductor que, no nos engañemos, está mucho mejor pagado.

En realidad, con el número que me ha quedado tras trabajar 6 meses el curso pasado, el 19800, ya me podría haber cambiado a Vallès Occidental con posibilidades de trabajar, pero debido a la crisis y a los recortes, al final del curso pasado el Departamento de Educación introdujo algunas medidas (aumento de una hora lectiva para todo el profesorado y supresión de la 6a hora lectiva de los alumnos), que perjudican a los profesores sustitutos e interinos, puesto que se necesitaran menos profesores para cubrir vacantes.

Esta situación fue la que me hizo dudar en cambiar de zona y, puesto que solo puedes cambiarte dos veces al año (sobre el mes de octubre y febrero/marzo), al final lo dejé como estaba pensando que podría cambiarme en octubre.

La cuestión es que el día 31 de agosto, último día de mi contrato y primer día de convocatorias para el próximo curso, sobre las 11 de la mañana recibí un sms y un email informándome de que me habían convocado como profesor sustituto para el próximo curso con un tercio de jornada (10 horas, como el año pasado) en Sant Joan de Vilatorrada, también cerca de Manresa.

Con la cantidad de trabajo que tenía prevista para el mes de septiembre, debo reconocer que lo primero que pensé fue... ¡Qué mala suerte!



Want to learn a language?


Learn from this text and thousands like it on LingQ.

  • A vast library of audio lessons, all with matching text
  • Revolutionary learning tools
  • A global, interactive learning community.

Language learning online @ LingQ

¿Otro cambio de zona?

El día 31 de agosto terminaba mi contrato de profesor del curso 2010-2011. Los últimos meses del curso e incluso el verano han sido un poco caóticos, porque tenía mucho trabajo de traducción y corrección, y me ha costado de combinar con la escuela al principio, y luego con las vacaciones de los niños y el verano.

Debido a este pico de trabajo y a que parecía que el volumen de trabajo se empezaba a normalizar con mis clientes habituales, me estaba planteando cambiar de zona para el próximo curso. Incluso dudaba en si cambiar al Vallès Occidental, que es una zona más cercana a Barcelona (así, si trabajaba, como mínimo estaría más cerca de casa) o incluso poner Barcelona sabiendo que entonces no trabajaría. Es decir, hacer una pausa temporal en mi “carrera de profesor” y no trabajar durante unos meses para centrarme en el trabajo de traductor que, no nos engañemos, está mucho mejor pagado.

En realidad, con el número que me ha quedado tras trabajar 6 meses el curso pasado, el 19800, ya me podría haber cambiado a Vallès Occidental con posibilidades de trabajar, pero debido a la crisis y a los recortes, al final del curso pasado el Departamento de Educación introdujo algunas medidas (aumento de una hora lectiva para todo el profesorado y supresión de la 6a hora lectiva de los alumnos), que perjudican a los profesores sustitutos e interinos, puesto que se necesitaran menos profesores para cubrir vacantes.

Esta situación fue la que me hizo dudar en cambiar de zona y, puesto que solo puedes cambiarte dos veces al año (sobre el mes de octubre y febrero/marzo), al final lo dejé como estaba pensando que podría cambiarme en octubre.

La cuestión es que el día 31 de agosto, último día de mi contrato y primer día de convocatorias para el próximo curso, sobre las 11 de la mañana recibí un sms y un email informándome de que me habían convocado como profesor sustituto para el próximo curso con un tercio de jornada (10 horas, como el año pasado) en Sant Joan de Vilatorrada, también cerca de Manresa.

Con la cantidad de trabajo que tenía prevista para el mes de septiembre, debo reconocer que lo primero que pensé fue... ¡Qué mala suerte!


×

We use cookies to help make LingQ better. By visiting the site, you agree to our cookie policy.