image

Diario escolar - Slow, 28/9

28/9

Hoy miércoles he empezado inglés con los de P3. Como ya comenté con anterioridad, estaba un poco nervioso. A diferencia de las semanas anteriores, hoy no podía llegar tarde, así que he salido más temprano de casa y he llegado 5 minutos antes... ¡empezamos bien!

La verdad es que los nervios se me han pasado rápido. He empezado con el primer grupo casi a las 9 en punto. Nuestra escuela abre las puertas 10 minutos antes tanto por la mañana, como al mediodía, con el fin de que los niños vayan llegando de forma escalonada y puedan irse preparando para empezar (ponerse la bata, lavar manos, etc.). Cuando nos informaron de esta nueva norma a principio de curso, pensé que sólo algunos llegarían temprano, pero la sorpresa es que todos los niños llegan antes, con lo que a las 9 en punto o a las 3 en punto, ya están todos con la bata puesta y sentados en su silla esperando.

Así pues, empecé a las 9 en punto. Me he presentado un poco, hemos hecho un poco de comedia y les he ensañado la primera canción ( Hello, hello! ), que hemos repetido un montón de veces para que la vayan aprendiendo. Como en todas las canciones que hacemos en infantil, van acompañadas de mímica y de los gestos correspondientes. A diferencia de los niños de P4 y P5 que ya conocían las canciones y enseguida repetían los gestos, hoy, lógicamente, ha costado un poco más. Algunos niños enseguida lo han pillado y ya empezaban a cantar y a gestualizar, mientras que otros todavía no. Sin embargo me he quedado sorprendido de la atención que me prestaban y lo tranquilos que han estado todo el rato. He ido repitiendo la canción con música y sin música, explicando cada frase (en realidad son 4 o 5 que se repiten), repasando los gestos o acciones, y así han pasado los 30 minutos, momento en el que ya empezaban a estar cansados y a dispersarse un poco. Queda demostrado que 30 minutos es un tiempo correcto de clase con niños tan pequeños.

Acto seguido he cambiado de clase y he vuelto a repetir lo mismo con el otro grupo de P3, con el mismo resultado.

La verdad es que estoy satisfecho. He salido con la canción Hello, Hello! incrustada en el cerebro con tanta repetición, pero estoy contento.



Want to learn a language?


Learn from this text and thousands like it on LingQ.

  • A vast library of audio lessons, all with matching text
  • Revolutionary learning tools
  • A global, interactive learning community.

Language learning online @ LingQ

28/9

Hoy miércoles he empezado inglés con los de P3. Como ya comenté con anterioridad, estaba un poco nervioso. A diferencia de las semanas anteriores, hoy no podía llegar tarde, así que he salido más temprano de casa y he llegado 5 minutos antes... ¡empezamos bien!

La verdad es que los nervios se me han pasado rápido. He empezado con el primer grupo casi a las 9 en punto. Nuestra escuela abre las puertas 10 minutos antes tanto por la mañana, como al mediodía, con el fin de que los niños vayan llegando de forma escalonada y puedan irse preparando para empezar (ponerse la bata, lavar manos, etc.). Cuando nos informaron de esta nueva norma a principio de curso, pensé que sólo algunos llegarían temprano, pero la sorpresa es que todos los niños llegan antes, con lo que a las 9 en punto o a las 3 en punto, ya están todos con la bata puesta y sentados en su silla esperando.

Así pues, empecé a las 9 en punto. Me he presentado un poco, hemos hecho un poco de comedia y les he ensañado la primera canción ( Hello, hello! ), que hemos repetido un montón de veces para que la vayan aprendiendo. Como en todas las canciones que hacemos en infantil, van acompañadas de mímica y de los gestos correspondientes. A diferencia de los niños de P4 y P5 que ya conocían las canciones y enseguida repetían los gestos, hoy, lógicamente, ha costado un poco más. Algunos niños enseguida lo han pillado y ya empezaban a cantar y a gestualizar, mientras que otros todavía no. Sin embargo me he quedado sorprendido de la atención que me prestaban y lo tranquilos que han estado todo el rato. He ido repitiendo la canción con música y sin música, explicando cada frase (en realidad son 4 o 5 que se repiten), repasando los gestos o acciones, y así han pasado los 30 minutos, momento en el que ya empezaban a estar cansados y a dispersarse un poco. Queda demostrado que 30 minutos es un tiempo correcto de clase con niños tan pequeños.

Acto seguido he cambiado de clase y he vuelto a repetir lo mismo con el otro grupo de P3, con el mismo resultado.

La verdad es que estoy satisfecho. He salido con la canción Hello, Hello! incrustada en el cerebro con tanta repetición, pero estoy contento.


×

We use cookies to help make LingQ better. By visiting the site, you agree to our cookie policy.