image

Spanish Language Coach - César, Mi madre carnicera y yo vegano (Parte 1)

*Puedes encontrar todos los episodios de este podcast con transcripción en mi web y en todas las plataformas de podcast*

Episodio número 9: Mi madre carnicera y yo vegano.

Hola de nuevo a todos los fieles oyentes de “Spanish Language Coach” y bienvenidos a los que escucháis por primera vez el podcast. El objetivo o propósito de este podcast es mejorar la comprensión de vuestro español a través de contenido entretenido e interesante. Mi nombre es César, soy profesor de español y aunque soy de España, actualmente vivo en Londres, Inglaterra.

Además de escuchar el podcast, podéis leer la transcripción de los episodios de forma gratuita en www.spanishlanguagecoach.com

Como habéis podido leer en el título del podcast hoy os voy a hablar de mi dieta. Hoy voy a hablar un poquito más de mí y de la razón por la que sigo una dieta vegana desde hace más de un mes. Soy vegano desde hace unas 5 semanas pero anteriormente, había sido vegetariano durante cerca de dos años. Por otra parte, mi madre ha sido carnicera durante muchos años. Para los que no sepáis lo que es un carnicero o carnicera, es la persona que vende la carne, normalmente en una carnicería, en un mercado o en un supermercado. Por eso he decidido titular el podcast de esa forma. Me parecía divertida la idea de una carnicera que acaba teniendo un hijo vegano. Es casi como un chiste o una broma, algo cómico.

Importante mencionar que la idea de este podcast no es tratar de convencer a nadie o hacer sentir culpable a las personas que comen carne y otros productos de origen animal. Mi intención es ofrecer mi experiencia personal y compartir con vosotros mis motivos para llevar este estilo de vida. Espero que los disfrutéis y que podáis aprender mucho del episodio.

He de decir, que no solo tengo una madre carnicera. Mi madre tiene 8 hermanos, y 7 de ellos se dedican a la industria de la carne. Algunos son carniceros como ella, o son propietarios, es decir, tienen la propiedad de su carnicería. Por otra parte, algunos de mis tíos también trabajan en el matadero. El matadero es el lugar donde se sacrifican, es decir, se matan a los animales que luego serán consumidos por las personas. Hablamos de pollos, cerdos y cochinillos (la cría o el bebé del cerdo), vacas y terneras (la cría hembra de la vaca), y demás animales que se consumen habitualmente por los españoles.

Como veis, mi familia está muy conectada con la industria de la carne y eso me ha permitido dos cosas. Por un lado durante gran parte de mi vida he tenido la oportunidad de comer carne de muy buena calidad, ya que mi madre seleccionaba las mejores piezas para traer a casa. Por otra parte, durante mi niñez también visité el matadero varias veces. Sabía de buena mano lo que pasaba con los animales antes de comerlos. “Saber de buena mano” algo es saber, conocer una información de una fuente o persona en la que confiamos. Esto, sin embargo, no me hizo dejar de comer carne. Para mí la carne era un producto más que se compra en la carnicería o supermercado como puede ser un paquete de galletas.

A finales de 2016 me mudé a Barcelona donde había encontrado un nuevo trabajo. En esa época, en ese momento, también estaba interesado en ir al gimnasio y comer mucho, especialmente proteína animal para ganar músculo. Quería ganar masa muscular y estar más fuerte. Desayunaba una tortilla de 5 claras de huevo, las claras son la parte blanca del huevo, sin la yema, la parte amarilla. Después, a medía mañana almorzaba un sandwich de pavo. Gran parte de las personas que escuchan este podcast son de Estados Unidos de América y Canadá. Estoy seguro de que muchos estadounidenses y canadienses cenasteis ayer un gran pavo como plato principal durante la cena de Acción de Gracias. ¡Feliz Acción de Gracias, por cierto! Pues bien, yo almorzaba pavo todos los días entre el desayuno y la comida. Para la comida, a la hora de comer, solía comer carne, especialmente pollo y por la noche siempre cenaba algo de pescado. Aparte de eso, también bebía una media de 3 cafés con leche diarios, leche de vaca por supuesto. Como veis, mi dieta estaba llena de productos de origen animal. Obviamente también comía fruta y verdura de guarnición. La guarnición es lo que acompaña al ingrediente principal en un plato. Por ejemplo, podía comer un plato de pollo con verdura de guarnición.

En este nuevo trabajo conocí a una compañera, Laura, que se convirtió en mi amiga. Ella es una gran amante de los animales y nunca comía carne. Le pregunté cuál era el motivo. Me dijo que ella quería a su perra muchísimo, la quería como a un miembro más de su familia. De la misma forma que nunca comería a un perro, tampoco veía lógico comer a otros animales. No le cabía en la cabeza la idea de que un amante de los perros pudiera comer ternera por ejemplo. Os recuerdo que la ternera es la cría hembra, femenina, de la vaca. Por cierto, esta expresión es muy interesante. Cuando decimos que algo “no nos cabe en la cabeza” significa que no podemos entenderlo, que encontramos una idea tan extraña que no podemos entenderla. He dicho que a Laura no le cabía en la cabeza la idea de que un amante de los perros pudiera comer ternera. Os doy un par de ejemplos; “no me cabe en la cabeza cómo alguien puede decir que el español no es útil” o “no me cabe en la cabeza que tengas 30 años y no sepas prepararte el desayuno”.

Continuamos con la historia. Veía a Laura comiendo platos vegetarianos con muy buena pinta, buen aspecto, y siempre me ofrecía probarlos. Empecé a pensar que había vida más allá de la carne para comer. Además, durante esa época empecé a experimentar una falta de energía grande después de comer. Comía alrededor de las 2 de la tarde y mi digestión era pesada y lenta. Sentía que necesitaba hacer una siesta después de comer, pero era imposible ya que tenía un horario intensivo, de 9 de la mañana a 5 de la tarde.

Estas dos circunstancias; el hecho de ver todas las alternativas que existían además de la carne y mi falta de energía me animaron, me motivaron a dejar de comer carne durante una semana a la hora de comer.

Y bueno, este episodio de podcast se está alargando más de lo esperado, así que he decidido crear dos partes. En la segunda parte explicaré cuáles fueron los resultados de dejar de comer carne una semana y cómo desde ahí he llegado a la dieta vegana.

Recordaos también que me podéis encontrar en Instagram, mi cuenta es www.instagram.com/spanishlanguagecoach . Allí encontraréis trucos y técnicas para estudiar español y manteneros motivados.

Ha sido un placer estar un rato con vosotros. Agradezco todos los comentarios positivos y recomendaciones que me estáis haciendo y os pido un pequeño favor como siempre. Si podéis dejar un comentario en vuestra plataforma de podcast me ayudaréis mucho, ya que llegaremos a más gente.

Un abrazo y hasta la próxima.



Want to learn a language?


Learn from this text and thousands like it on LingQ.

  • A vast library of audio lessons, all with matching text
  • Revolutionary learning tools
  • A global, interactive learning community.

Language learning online @ LingQ

*Puedes encontrar todos los episodios de este podcast con transcripción en mi web y en todas las plataformas de podcast*

Episodio número 9: Mi madre carnicera y yo vegano.

Hola de nuevo a todos los fieles oyentes de “Spanish Language Coach” y bienvenidos a los que escucháis por primera vez el podcast. El objetivo o propósito de este podcast es mejorar la comprensión de vuestro español a través de contenido entretenido e interesante. Mi nombre es César, soy profesor de español y aunque soy de España, actualmente vivo en Londres, Inglaterra.

Además de escuchar el podcast, podéis leer la transcripción de los episodios de forma gratuita en www.spanishlanguagecoach.com

Como habéis podido leer en el título del podcast hoy os voy a hablar de mi dieta. Hoy voy a hablar un poquito más de mí y de la razón por la que sigo una dieta vegana desde hace más de un mes. Soy vegano desde hace unas 5 semanas pero anteriormente, había sido vegetariano durante cerca de dos años. Por otra parte, mi madre ha sido carnicera durante muchos años. Para los que no sepáis lo que es un carnicero o carnicera, es la persona que vende la carne, normalmente en una carnicería, en un mercado o en un supermercado. Por eso he decidido titular el podcast de esa forma. Me parecía divertida la idea de una carnicera que acaba teniendo un hijo vegano. Es casi como un chiste o una broma, algo cómico.

Importante mencionar que la idea de este podcast no es tratar de convencer a nadie o hacer sentir culpable a las personas que comen carne y otros productos de origen animal. Mi intención es ofrecer mi experiencia personal y compartir con vosotros mis motivos para llevar este estilo de vida. Espero que los disfrutéis y que podáis aprender mucho del episodio.

He de decir, que no solo tengo una madre carnicera. Mi madre tiene 8 hermanos, y 7 de ellos se dedican a la industria de la carne. Algunos son carniceros como ella, o son propietarios, es decir, tienen la propiedad de su carnicería. Por otra parte, algunos de mis tíos también trabajan en el matadero. El matadero es el lugar donde se sacrifican, es decir, se matan a los animales que luego serán consumidos por las personas. Hablamos de pollos, cerdos y cochinillos (la cría o el bebé del cerdo), vacas y terneras (la cría hembra de la vaca), y demás animales que se consumen habitualmente por los españoles.

Como veis, mi familia está muy conectada con la industria de la carne y eso me ha permitido dos cosas. Por un lado durante gran parte de mi vida he tenido la oportunidad de comer carne de muy buena calidad, ya que mi madre seleccionaba las mejores piezas para traer a casa. Por otra parte, durante mi niñez también visité el matadero varias veces. Sabía de buena mano lo que pasaba con los animales antes de comerlos. “Saber de buena mano” algo es saber, conocer una información de una fuente o persona en la que confiamos. Esto, sin embargo, no me hizo dejar de comer carne. Para mí la carne era un producto más que se compra en la carnicería o supermercado como puede ser un paquete de galletas.

A finales de 2016 me mudé a Barcelona donde había encontrado un nuevo trabajo. En esa época, en ese momento, también estaba interesado en ir al gimnasio y comer mucho, especialmente proteína animal para ganar músculo. Quería ganar masa muscular y estar más fuerte. Desayunaba una tortilla de 5 claras de huevo, las claras son la parte blanca del huevo, sin la yema, la parte amarilla. Después, a medía mañana almorzaba un sandwich de pavo. Gran parte de las personas que escuchan este podcast son de Estados Unidos de América y Canadá. Estoy seguro de que muchos estadounidenses y canadienses cenasteis ayer un gran pavo como plato principal durante la cena de Acción de Gracias. ¡Feliz Acción de Gracias, por cierto! Pues bien, yo almorzaba pavo todos los días entre el desayuno y la comida. Para la comida, a la hora de comer, solía comer carne, especialmente pollo y por la noche siempre cenaba algo de pescado. Aparte de eso, también bebía una media de 3 cafés con leche diarios, leche de vaca por supuesto. Como veis, mi dieta estaba llena de productos de origen animal. Obviamente también comía fruta y verdura de guarnición. La guarnición es lo que acompaña al ingrediente principal en un plato. Por ejemplo, podía comer un plato de pollo con verdura de guarnición.

En este nuevo trabajo conocí a una compañera, Laura, que se convirtió en mi amiga. Ella es una gran amante de los animales y nunca comía carne. Le pregunté cuál era el motivo. Me dijo que ella quería a su perra muchísimo, la quería como a un miembro más de su familia. De la misma forma que nunca comería a un perro, tampoco veía lógico comer a otros animales. No le cabía en la cabeza la idea de que un amante de los perros pudiera comer ternera por ejemplo. Os recuerdo que la ternera es la cría hembra, femenina, de la vaca. Por cierto, esta expresión es muy interesante. Cuando decimos que algo “no nos cabe en la cabeza” significa que no podemos entenderlo, que encontramos una idea tan extraña que no podemos entenderla. He dicho que a Laura no le cabía en la cabeza la idea de que un amante de los perros pudiera comer ternera. Os doy un par de ejemplos; “no me cabe en la cabeza cómo alguien puede decir que el español no es útil” o “no me cabe en la cabeza que tengas 30 años y no sepas prepararte el desayuno”.

Continuamos con la historia. Veía a Laura comiendo platos vegetarianos con muy buena pinta, buen aspecto, y siempre me ofrecía probarlos. Empecé a pensar que había vida más allá de la carne para comer. Además, durante esa época empecé a experimentar una falta de energía grande después de comer. Comía alrededor de las 2 de la tarde y mi digestión era pesada y lenta. Sentía que necesitaba hacer una siesta después de comer, pero era imposible ya que tenía un horario intensivo, de 9 de la mañana a 5 de la tarde.

Estas dos circunstancias; el hecho de ver todas las alternativas que existían además de la carne y mi falta de energía me animaron, me motivaron a dejar de comer carne durante una semana a la hora de comer.

Y bueno, este episodio de podcast se está alargando más de lo esperado, así que he decidido crear dos partes. En la segunda parte explicaré cuáles fueron los resultados de dejar de comer carne una semana y cómo desde ahí he llegado a la dieta vegana.

Recordaos también que me podéis encontrar en Instagram, mi cuenta es www.instagram.com/spanishlanguagecoach . Allí encontraréis trucos y técnicas para estudiar español y manteneros motivados.

Ha sido un placer estar un rato con vosotros. Agradezco todos los comentarios positivos y recomendaciones que me estáis haciendo y os pido un pequeño favor como siempre. Si podéis dejar un comentario en vuestra plataforma de podcast me ayudaréis mucho, ya que llegaremos a más gente.

Un abrazo y hasta la próxima.


×

We use cookies to help make LingQ better. By visiting the site, you agree to our cookie policy.