image

A Mi aire, Pueblos mágicos de México y la cultura maya

Hola amigos, bienvenidos a esta nueva emisión de “A mi aire”. Es 26 de octubre y tengo en el estudio a una invitada muy especial, a Judith. Con ella voy a hablar de dos cosas muy especiales, de los pueblos mágicos que hay en México y de la cultura maya, dos temas apasionantes. ¿Preparados para escuchar? ¡Pues vamos a recibir a nuestra invitada!

***

A: Hola Judith J: Hola Alicia, ¿qué tal? A: La última vez que nos vimos me hablaste mucho de tu país y siempre es un placer escucharte; por eso estoy encantada de darte hoy la bienvenida, para que nos cuentes cosas sobre México. J: El placer es mío. Encantada de poder estar aquí y hablarte un poco más sobre mi país y nuestra cultura. A: ¿De dónde vienes exactamente? J: Vengo del estado de Yucatán. Específicamente de un municipio llamado Tekáx de Álvaro Obregón y, pues, he vivido también en la ciudad de Mérida. A : Me dijiste que para conocer la esencia [1] de México, hay que viajar a los pueblos. ¿Por qué? J: Sí, así es… porque hay un gran contraste entre la ciudad y los pueblos. En un pueblo es donde se encuentra la cultura en su forma más natural. Las personas vestidas con el traje típico en un día común, los triciclos [2] o moto taxis como medio principal de transporte e, incluso, todo lo que se vende dentro del mercado es fresco y de la región. A: ¿Y cuál es el traje típico? J: Eh, pues el traje típico es el Huipil para los días más comunes y el Terno que es un traje más elaborado y de varias piezas que se utiliza en ocasiones especiales como las “vaquerías [3]”, que son los bailes del pueblo donde se baila la “Jarana”, el baile tradicional de Yucatán. A: Ah, el Huipil y el Terno, me encantaría ver una foto de esos trajes, seguro que son preciosos, ¿tú tienes uno? J: Sí, sí tengo. En México me ponía el Huipil para la celebración del día de muertos, el día 1 de noviembre, y pues el Terno cuando iba a las vaquerías. De pequeña iba a clases de Jarana y en las vaquerías bailaba muy a gusto [4]. A: ¡Ah! ¡qué bien! ¿Y qué pueblos nos recomiendas para ir en las vacaciones? J: Por supuesto [5] esta Tekáx, Oxkutzcab, Benito Juárez y sus alrededores. A: ¿Y por qué estos lugares son especiales? J: Pues por la tranquilidad, el contacto con la naturaleza y simplemente te sientes afortunado de poder estar allí. Hay pueblos donde para ir a la ciudad, el medio de transporte pasa una vez al día, no hay tráfico, ni estrés ni internet. Hay sólo un teléfono en todo el pueblo. A: ¡Uy, fíjate! J: Sí, y eso te hace disfrutar el medio ambiente, de las personas que tienes a tu alrededor y descubres otro tipo de vida, otra forma de hacer las cosas. Descubres que no se necesita tanto para ser feliz, la gente es feliz con lo que tiene. A: No ha llegado la civilización… J: Es otro estilo de vida y es sorprendente porque cada uno tiene un rol diferente. No es la típica mañana de tomarse el café e ir a trabajar, sino es desayunar con la familia junto al fuego mientras se hacen las tortillas, otros sirven la comida y los hombres se preparan para ir al campo después del desayuno. Es un ambiente acogedor [6]. A: Dices que por la mañana se desayuna junto al fuego, mientras se hacen las tortillas... J: Sí, claro. En los pueblos es lo más común. Aunque hay tortillerías [7], la gente prefiere hacer sus propias tortillas en casa. A: ¿Tú también las haces a mano? J: He hecho varias veces tortillas en casa, aunque no me salen tan bien como a mi mamá, ella es la experta. Y cada vez que vamos a visitarla, le gusta hacer tortillas a mano para consentirnos [8]. A: Claro. J: Puede parecer sencillo, pero no lo es porque hay que saber cómo mover las manos para hacer una tortilla delgada y bien redondita. A: ¡Ya me imagino! Hacer tortillas es todo un arte [9]. J: Mira, pues se toma un poco de masa y se hace una bolita. Luego se coloca sobre un pedazo [10] de nylon y con una mano se va presionando poco a poco y con la otra se va girando para darle forma redonda. Una vez lista, se pone sobre el comal [11] y se cuece por ambos [12] lados. A: ¿El comal es la sartén? J: No precisamente, el comal es más bien plano y de otro material. Es como una plancha de cocina, pero redonda. A: ¡Ah! Seguro que esas tortillas están riquísimas. Otra cosa, a mí me gustaría saber algo de la cultura maya, ¿se sigue hablando esa lengua? J: Por supuesto, en la actualidad se habla maya en casi todos los pueblos. Incluso en las escuelas rurales los libros están en maya. A: ¿Tú sabes hablar maya? J: Sí, por ejemplo: “¿Qué te pasa?” se dice: Ba'ax ku yúuchul tech; o “vamos a comer”, se dice: Ko'ox Hanal. A: ¡Uy, para mí es impronunciable [13]! ¿Es una lengua difícil de aprender? J: No. La escritura es la que considero un poco más complicada. De hecho, muchos de los que hablan maya, no lo escriben. Escuchando y estando en el ambiente, se aprende fácilmente. A: ¿En los colegios se aprende maya y español? J: Más bien en las escuelas rurales, los niños llegan hablando maya y se les enseña español. Los maestros dan clase en maya y varios de los libros que utilizan están en maya también. A: ¿Se respetan las culturas indígenas? J: Sí, claro, y se procura [14] sobre todo conservar las diferentes culturas de los estados, incluyendo sus lenguas, tradiciones y ceremonias. De hecho, se llevan a cabo [15] campañas para preservarlas [16]. A: Ah, muy bien. ¿Conoces alguna ceremonia maya? J: Sí, se realizan ceremonias en diferentes ocasiones como los matrimonios, las limpias, el huajicol, etc. A: ¿Qué es el Huajicol? J: Es una celebración que se hace para agradecer la cosecha [17] y pedir lluvia. Desde muy temprano las mujeres se dedican a sacrificar [18] las aves que servirán para preparar la comida para los yuuntsilo'ob, los Dioses del monte. Mientras tanto, los hombres escarban [19] el lugar donde se pondrá la comida para cocer. A: ¡Ah! ¿Los hombres hacen agujeros en el suelo para cocinar las aves? J: Sí, eso es. Mientras un sacerdote maya se encarga de las plegarias e invocaciones [20] a los Dioses. Y al final se come todos juntos. A: ¡Qué interesante! ¿Tú también has participado en este tipo de ceremonias? J : Sí, claro. Es muy bonito participar porque convives con la familia, no se pierde la tradición y es un día para celebrar. A: ¡Qué chulo! Bueno, Judith, se nos termina el tiempo, muchas gracias por haber venido. Ha sido muy interesante. J: Gracias a ti por la invitación, ha sido un placer estar aquí. A: Y a vosotros, queridos amigos, os espero el 9 de noviembre aquí en podclub.ch o via app. Entonces sí que os hablaré de la obra de arte que hay en el paso del Gottardo y de mi encuentro con una chica colombiana. Mientras tanto, podéis ver fotos en Instagram y aprender las palabras con la función de vocabulario. Un abrazo y que estéis muy bien.

Glossaire: A mi aire [1] (la) esencia: lo más importante y característico de una cosa

[2] (el) triciclo: vehículo de tres ruedas

[3] (las) vaquerías: en México llaman vaquerías a los bailes tradicionales de los pueblos

[4] a gusto: cómodo/a, bien

[5] por supuesto: ciertamente, sin duda, naturalmente

[6] acogedor: agradable, cómodo, tranquilo

[7] tortillería: lugar donde se hacen o venden tortillas

[8] consentir: mimar; permitir que se haga algo

[9] ser todo un arte: cuando se necesita destreza, hablilidad para hacer algo

[10] pedazo: un trozo, un poco, una parte

[11] (el) comal: como una plancha de cocina redonda; se utiliza en Latinoamérica para cocer las tortillas de maíz

[12] ambos: los dos, el uno y el otro

[13] impronunciable: muy difícil de pronunciar

[14] procurar: intentar

[15] llevar a cabo: realizar, hacer

[16] preservar: conservar, matener

[17] (la) cosecha: conjunto de frutos, generalmente de un cultivo, que se recogen de la tierra cuando llega el momento

[18] sacrificar: matar para ofrecer a los Dioses

[19] escarbar: hacer un agujero en el suelo

[20] plegarias e invocaciones: rezos, ruegos; se llama a los Dioses



Want to learn a language?


Learn from this text and thousands like it on LingQ.

  • A vast library of audio lessons, all with matching text
  • Revolutionary learning tools
  • A global, interactive learning community.

Language learning online @ LingQ

Hola amigos, bienvenidos a esta nueva emisión de “A mi aire”. Es 26 de octubre y tengo en el estudio a una invitada muy especial, a Judith. Con ella voy a hablar de dos cosas muy especiales, de los pueblos mágicos que hay en México y de la cultura maya, dos temas apasionantes. ¿Preparados para escuchar? ¡Pues vamos a recibir a nuestra invitada!

***

A: Hola Judith J: Hola Alicia, ¿qué tal? A: La última vez que nos vimos me hablaste mucho de tu país y siempre es un placer escucharte; por eso estoy encantada de darte hoy la bienvenida, para que nos cuentes cosas sobre México. J: El placer es mío. Encantada de poder estar aquí y hablarte un poco más sobre mi país y nuestra cultura. A: ¿De dónde vienes exactamente? J: Vengo del estado de Yucatán. Específicamente de un municipio llamado Tekáx de Álvaro Obregón y, pues, he vivido también en la ciudad de Mérida. A : Me dijiste que para conocer la esencia [1] de México, hay que viajar a los pueblos. ¿Por qué? J: Sí, así es… porque hay un gran contraste entre la ciudad y los pueblos. En un pueblo es donde se encuentra la cultura en su forma más natural. Las personas vestidas con el traje típico en un día común, los triciclos [2] o moto taxis como medio principal de transporte e, incluso, todo lo que se vende dentro del mercado es fresco y de la región. A: ¿Y cuál es el traje típico? J: Eh, pues el traje típico es el Huipil para los días más comunes y el Terno que es un traje más elaborado y de varias piezas que se utiliza en ocasiones especiales como las “vaquerías [3]”, que son los bailes del pueblo donde se baila la “Jarana”, el baile tradicional de Yucatán. A: Ah, el Huipil y el Terno, me encantaría ver una foto de esos trajes, seguro que son preciosos, ¿tú tienes uno? J: Sí, sí tengo. En México me ponía el Huipil para la celebración del día de muertos, el día 1 de noviembre, y pues el Terno cuando iba a las vaquerías. De pequeña iba a clases de Jarana y en las vaquerías bailaba muy a gusto [4]. A: ¡Ah! ¡qué bien! ¿Y qué pueblos nos recomiendas para ir en las vacaciones? J: Por supuesto [5] esta Tekáx, Oxkutzcab, Benito Juárez y sus alrededores. A: ¿Y por qué estos lugares son especiales? J: Pues por la tranquilidad, el contacto con la naturaleza y simplemente te sientes afortunado de poder estar allí. Hay pueblos donde para ir a la ciudad, el medio de transporte pasa una vez al día, no hay tráfico, ni estrés ni internet. Hay sólo un teléfono en todo el pueblo. A: ¡Uy, fíjate! J: Sí, y eso te hace disfrutar el medio ambiente, de las personas que tienes a tu alrededor y descubres otro tipo de vida, otra forma de hacer las cosas. Descubres que no se necesita tanto para ser feliz, la gente es feliz con lo que tiene. A: No ha llegado la civilización… J: Es otro estilo de vida y es sorprendente porque cada uno tiene un rol diferente. No es la típica mañana de tomarse el café e ir a trabajar, sino es desayunar con la familia junto al fuego mientras se hacen las tortillas, otros sirven la comida y los hombres se preparan para ir al campo después del desayuno. Es un ambiente acogedor [6]. A: Dices que por la mañana se desayuna junto al fuego, mientras se hacen las tortillas... J: Sí, claro. En los pueblos es lo más común. Aunque hay tortillerías [7], la gente prefiere hacer sus propias tortillas en casa. A: ¿Tú también las haces a mano? J: He hecho varias veces tortillas en casa, aunque no me salen tan bien como a mi mamá, ella es la experta. Y cada vez que vamos a visitarla, le gusta hacer tortillas a mano para consentirnos [8]. A: Claro. J: Puede parecer sencillo, pero no lo es porque hay que saber cómo mover las manos para hacer una tortilla delgada y bien redondita. A: ¡Ya me imagino! Hacer tortillas es todo un arte [9]. J: Mira, pues se toma un poco de masa y se hace una bolita. Luego se coloca sobre un pedazo [10] de nylon y con una mano se va presionando poco a poco y con la otra se va girando para darle forma redonda. Una vez lista, se pone sobre el comal [11] y se cuece por ambos [12] lados. A: ¿El comal es la sartén? J: No precisamente, el comal es más bien plano y de otro material. Es como una plancha de cocina, pero redonda. A: ¡Ah! Seguro que esas tortillas están riquísimas. Otra cosa, a mí me gustaría saber algo de la cultura maya, ¿se sigue hablando esa lengua? J: Por supuesto, en la actualidad se habla maya en casi todos los pueblos. Incluso en las escuelas rurales los libros están en maya. A: ¿Tú sabes hablar maya? J: Sí, por ejemplo: “¿Qué te pasa?” se dice: Ba'ax ku yúuchul tech; o “vamos a comer”, se dice: Ko'ox Hanal. A: ¡Uy, para mí es impronunciable [13]! ¿Es una lengua difícil de aprender? J: No. La escritura es la que considero un poco más complicada. De hecho, muchos de los que hablan maya, no lo escriben. Escuchando y estando en el ambiente, se aprende fácilmente. A: ¿En los colegios se aprende maya y español? J: Más bien en las escuelas rurales, los niños llegan hablando maya y se les enseña español. Los maestros dan clase en maya y varios de los libros que utilizan están en maya también. A: ¿Se respetan las culturas indígenas? J: Sí, claro, y se procura [14] sobre todo conservar las diferentes culturas de los estados, incluyendo sus lenguas, tradiciones y ceremonias. De hecho, se llevan a cabo [15] campañas para preservarlas [16]. A: Ah, muy bien. ¿Conoces alguna ceremonia maya? J: Sí, se realizan ceremonias en diferentes ocasiones como los matrimonios, las limpias, el huajicol, etc. A: ¿Qué es el Huajicol? J: Es una celebración que se hace para agradecer la cosecha [17] y pedir lluvia. Desde muy temprano las mujeres se dedican a sacrificar [18] las aves que servirán para preparar la comida para los yuuntsilo'ob, los Dioses del monte. Mientras tanto, los hombres escarban [19] el lugar donde se pondrá la comida para cocer. A: ¡Ah! ¿Los hombres hacen agujeros en el suelo para cocinar las aves? J: Sí, eso es. Mientras un sacerdote maya se encarga de las plegarias e invocaciones [20] a los Dioses. Y al final se come todos juntos. A: ¡Qué interesante! ¿Tú también has participado en este tipo de ceremonias? J : Sí, claro. Es muy bonito participar porque convives con la familia, no se pierde la tradición y es un día para celebrar. A: ¡Qué chulo! Bueno, Judith, se nos termina el tiempo, muchas gracias por haber venido. Ha sido muy interesante. J: Gracias a ti por la invitación, ha sido un placer estar aquí. A: Y a vosotros, queridos amigos, os espero el 9 de noviembre aquí en podclub.ch o via app. Entonces sí que os hablaré de la obra de arte que hay en el paso del Gottardo y de mi encuentro con una chica colombiana. Mientras tanto, podéis ver fotos en Instagram y aprender las palabras con la función de vocabulario. Un abrazo y que estéis muy bien.

Glossaire: A mi aire [1] (la) esencia: lo más importante y característico de una cosa

[2] (el) triciclo: vehículo de tres ruedas

[3] (las) vaquerías: en México llaman vaquerías a los bailes tradicionales de los pueblos

[4] a gusto: cómodo/a, bien

[5] por supuesto: ciertamente, sin duda, naturalmente

[6] acogedor: agradable, cómodo, tranquilo

[7] tortillería: lugar donde se hacen o venden tortillas

[8] consentir: mimar; permitir que se haga algo

[9] ser todo un arte: cuando se necesita destreza, hablilidad para hacer algo

[10] pedazo: un trozo, un poco, una parte

[11] (el) comal: como una plancha de cocina redonda; se utiliza en Latinoamérica para cocer las tortillas de maíz

[12] ambos: los dos, el uno y el otro

[13] impronunciable: muy difícil de pronunciar

[14] procurar: intentar

[15] llevar a cabo: realizar, hacer

[16] preservar: conservar, matener

[17] (la) cosecha: conjunto de frutos, generalmente de un cultivo, que se recogen de la tierra cuando llega el momento

[18] sacrificar: matar para ofrecer a los Dioses

[19] escarbar: hacer un agujero en el suelo

[20] plegarias e invocaciones: rezos, ruegos; se llama a los Dioses


×

We use cookies to help make LingQ better. By visiting the site, you agree to our cookie policy.