image

A Mi aire, El Puerto de Santa María y la felicidadista a Alex Zwalen

Hola amigos, bienvenidos a « A mi aire » hoy 28 de septiembre. ¿Vosotros os preparáis los viajes ? ¿Os informáis sobre lo que hay que ver y visitar ? Yo normalmente sí que me preparo los viajes, pero el de Cádiz… La verdad es que ni David ni yo nos lo preparamos y, por eso, en el Puerto de Santa María nos llevamos [1] una sorpresa. Os voy a hablar de la visita al Castillo de San Marcos. Después, os hablaré de la felicidad porque el otoño invita a filosofar, ¿no?

***

Cogimos un catamarán de Cádiz al Puerto de Santa María. El viaje hasta allí fue muy bonito, pero lo mejor fue la sorpresa que nos esperaba en ese pueblecito andaluz: el Castillo de San Marcos. A mí me gustan todos los castillos, por eso lo primero que hicimos fue intentar visitarlo. Teníamos que volver a las doce y media, entonces había una visita guiada. Bien, pues mientras dimos una vuelta por fuera, y admiramos la fortaleza [2] y sus torres. A las doce y media en punto tuvimos la primera sorpresa. El castillo pertenece a las bodegas Luis Caballero y al final de la visita se catan [3] sus vinos de Jerez. Perfecto. David y yo ya teníamos ganas de probar los vinos de la zona. Pero… nos esperaba otra sorpresa mayor. Entramos por la puerta y vimos arcos ojivales [4]… eso era ¡una mezquita [5] ! ¡Qué maravilla, amigos! Dentro del castillo viajabas por la historia de los siglos X, XI, XII… Era la historia de la reconquista [6], de cuando los cristianos lucharon contra los musulmanes para recuperar España. Alfonso X el Sabio conquistó [7] la provincia de Cádiz y allí, en el Puerto de Santa María, construyó un santuario [8] sobre la mezquita árabe. El rey fue tan inteligente que mantuvo [9] los patios, los arcos… en fin, esa maravilla de arte musulmán. Y, además, construyó una capilla a la Virgen María. Todavía se ve la talla [10] del siglo XII, una escultura de la Virgen en madera policromada [11], fina, preciosa. Este lugar tan especial se convirtió en aquella época en un centro de peregrinación cristiano. Miles de creyentes [12] iban al Castillo de San Marcos a pedir milagros [13]. Alfonso X reunió las historias de la Virgen y sus milagros en un libro, en las “Cántigas de Santa María”. Este libro es un conjunto de poesías cantadas a la Virgen María y es considerado una joya literaria, musical y poética. Bueno, pues como os he dicho, la otra sorpresa para nosotros fue la degustación [14] de vinos. Yo no conocía esos vinos y me encantó hacer la cata. Ahora conozco la manzanilla, por ejemplo, que además de ser una infusión, es un vino andaluz. De verdad de verdad, el vino que más me gustó fue el Pedro Ximénez. Si podéis probar el Jeréz y los vinos de Andalucía, hacedlo porque merece la pena. ¡Ah! pero os tengo que contar una cosa. Si queréis beber vino Manzanilla, decid “vino Manzanilla”. Es que mi padre fue una vez a Sevilla, pidió una manzanilla en un bar y le sirvieron… ¡una infusión!, un té de manzanilla.

Y un último consejo si hacéis una cata de vinos andaluces: Después id a dormir la siesta, es que estos vinos … ¡se suben a la cabeza [15] !

***

Igual que hay días malos, hay días buenos. Ayer, me levanté de muy buen humor. Me duché escuchando a Antonio Flores, me puse un traje alegre, mis pendientes favoritos y salí de casa cantando. Y esa alegría la pude llevar todo el día. En el autobús conocí a una chica muy simpática. Se iba de vacaciones al sur de Francia a hacer un curso de meditación. Hablamos de la vida, de lo importante que es relajarse, encontrar la paz interior. Se llamaba Stefi. No nos dimos ni el número de teléfono ni el email, pero sí que nos dimos un abrazo. Ese abrazo en el autobús fue mi primer regalo del día. Llegué feliz a la oficina y trabajé estupendamente. Ese día tuve reuniones interesantes y discusiones productivas. Como yo estaba bien, todo fue bien.

El domingo había oído en YouTube una entrevista a Jorge Bucay sobre la felicidad y ayer tuve que pensar en ella. Es que Bucay hablaba de lo que se necesita para ser feliz. A ver, amigos, ¿qué verbo relacionáis con el tema felicidad: tener, hacer o ser? Con otras palabras, ¿qué da más felicidad tener dinero, hacer cosas o ser personas? Si tienes dinero, puedes comprar todo lo que quieres y eres feliz. Si haces cosas, sientes satisfacción [16] y eres feliz. Pero si no tienes dinero, ¿puedes ser feliz? Y si no haces tantas cosas como quieres, ¿puedes ser feliz? Jorge Bucay dice que la ventaja de una persona rica sobre una pobre es que el rico sabe que el dinero no da la felicidad. Me encantó esta frase. En la entrevista Bucay contó un cuento, habló de un hombre que tenía mucho dinero y de su sobrino [17] Mario. Mario se enamoró de la hija de un carpintero [18] y se quería casar con ella. « ¿Cómo te vas a casar con ella, si su padre no tiene dinero? », le dijo su tío, « ¡cásate con la hija de un banquero ! ». Entonces Mario le contestó : « Es que la quiero a ella. Sólo soy feliz, si estoy con ella ». Su tío no lo entendió. « Si yo soy feliz, haré cosas que me gusten y trabajaré contento, entonces tendré dinero », afirmó el sobrino. Y sí, amigos, ese es el orden de la felicidad : ser persona y ser consecuente con lo que se quiere, después hacer cosas y tener dinero. Yo me di cuenta ayer. Cuando estoy bien, hago las cosas mucho mejor y mi trabajo es productivo. Sí, ayer me acompañó un rayo de sol todo el día. Esa sensación de pertenecer al mundo y sentirme viva no la tengo todos los días, a veces me olvido de ser yo. Por eso, amigos, os invito a intentar algo conmigo: vamos a ser nosotros mismos, hacer cosas con ilusión y tener tranquilidad.

***

Bueno, ya llegamos al final de este podcast. Os espero el 5 de octubre aquí en podclub.ch o vía app. Entonces tendré en el estudio a Alex Zwalen. Por los 10 años de PodClub viene al estudio y le haré una entrevista. Él es pintor, profesor de pintura y, además, aprende español desde hace mucho tiempo con mis podcasts. ¡Ya veréis qué persona tan interesante ! Mientras tanto, podéis mirar fotos en Instagram con #podclubalicia y #amiaire y utilizar el entrenador de vocabulario de la aplicación. Ahora, a disfrutar del otoño y ¡a ser felices !

Glossaire: A mi aire [1] llevarse una sorpresa: tener una sorpresa; descubrir algo maravilloso que no se espera

[2] (la) fortaleza: el castillo

[3] catar: degustar, probars

[4] arcos ojivales: es un arco apuntado; como una puerta en curva; pero que no es redonda, sino que termina en punta

[5] (la) mezquita: templo musulmán

[6] (la) reconquista: la recuperación de una provincia o un reino que se había perdido

[7] conquistar: ganar un territorio mediante una guerra

[8] (el) santuario: templo

[9] mantener: conservar

[10] (la) talla: escultura de madera

[11] policromada: de colores

[12] creyentes: personas que creen en Dios, personas muy religiosas

[13] pedir milagros: pedir cosas extraordinarias, sobrenaturales, que solo una Virgen o un Dios pueden conceder

[14] degustar: catar, probar, saborear

[15] subirse a la cabeza: emborrachar; esos vinos emborrachan

[16] satisfacción: alegría

[17] (el) sobrino: el hijo de mi hermano es mi sobrino

[18] (el) carpintero: el oficio de una persona que trabaja la madera



Want to learn a language?


Learn from this text and thousands like it on LingQ.

  • A vast library of audio lessons, all with matching text
  • Revolutionary learning tools
  • A global, interactive learning community.

Language learning online @ LingQ

Hola amigos, bienvenidos a « A mi aire » hoy 28 de septiembre. ¿Vosotros os preparáis los viajes ? ¿Os informáis sobre lo que hay que ver y visitar ? Yo normalmente sí que me preparo los viajes, pero el de Cádiz… La verdad es que ni David ni yo nos lo preparamos y, por eso, en el Puerto de Santa María nos llevamos [1] una sorpresa. Os voy a hablar de la visita al Castillo de San Marcos. Después, os hablaré de la felicidad porque el otoño invita a filosofar, ¿no?

***

Cogimos un catamarán de Cádiz al Puerto de Santa María. El viaje hasta allí fue muy bonito, pero lo mejor fue la sorpresa que nos esperaba en ese pueblecito andaluz: el Castillo de San Marcos. A mí me gustan todos los castillos, por eso lo primero que hicimos fue intentar visitarlo. Teníamos que volver a las doce y media, entonces había una visita guiada. Bien, pues mientras dimos una vuelta por fuera, y admiramos la fortaleza [2] y sus torres. A las doce y media en punto tuvimos la primera sorpresa. El castillo pertenece a las bodegas Luis Caballero y al final de la visita se catan [3] sus vinos de Jerez. Perfecto. David y yo ya teníamos ganas de probar los vinos de la zona. Pero… nos esperaba otra sorpresa mayor. Entramos por la puerta y vimos arcos ojivales [4]… eso era ¡una mezquita [5] ! ¡Qué maravilla, amigos! Dentro del castillo viajabas por la historia de los siglos X, XI, XII… Era la historia de la reconquista [6], de cuando los cristianos lucharon contra los musulmanes para recuperar España. Alfonso X el Sabio conquistó [7] la provincia de Cádiz y allí, en el Puerto de Santa María, construyó un santuario [8] sobre la mezquita árabe. El rey fue tan inteligente que mantuvo [9] los patios, los arcos… en fin, esa maravilla de arte musulmán. Y, además, construyó una capilla a la Virgen María. Todavía se ve la talla [10] del siglo XII, una escultura de la Virgen en madera policromada [11], fina, preciosa. Este lugar tan especial se convirtió en aquella época en un centro de peregrinación cristiano. Miles de creyentes [12] iban al Castillo de San Marcos a pedir milagros [13]. Alfonso X reunió las historias de la Virgen y sus milagros en un libro, en las “Cántigas de Santa María”. Este libro es un conjunto de poesías cantadas a la Virgen María y es considerado una joya literaria, musical y poética. Bueno, pues como os he dicho, la otra sorpresa para nosotros fue la degustación [14] de vinos. Yo no conocía esos vinos y me encantó hacer la cata. Ahora conozco la manzanilla, por ejemplo, que además de ser una infusión, es un vino andaluz. De verdad de verdad, el vino que más me gustó fue el Pedro Ximénez. Si podéis probar el Jeréz y los vinos de Andalucía, hacedlo porque merece la pena. ¡Ah! pero os tengo que contar una cosa. Si queréis beber vino Manzanilla, decid “vino Manzanilla”. Es que mi padre fue una vez a Sevilla, pidió una manzanilla en un bar y le sirvieron… ¡una infusión!, un té de manzanilla.

Y un último consejo si hacéis una cata de vinos andaluces: Después id a dormir la siesta, es que estos vinos … ¡se suben a la cabeza [15] !

***

Igual que hay días malos, hay días buenos. Ayer, me levanté de muy buen humor. Me duché escuchando a Antonio Flores, me puse un traje alegre, mis pendientes favoritos y salí de casa cantando. Y esa alegría la pude llevar todo el día. En el autobús conocí a una chica muy simpática. Se iba de vacaciones al sur de Francia a hacer un curso de meditación. Hablamos de la vida, de lo importante que es relajarse, encontrar la paz interior. Se llamaba Stefi. No nos dimos ni el número de teléfono ni el email, pero sí que nos dimos un abrazo. Ese abrazo en el autobús fue mi primer regalo del día. Llegué feliz a la oficina y trabajé estupendamente. Ese día tuve reuniones interesantes y discusiones productivas. Como yo estaba bien, todo fue bien.

El domingo había oído en YouTube una entrevista a Jorge Bucay sobre la felicidad y ayer tuve que pensar en ella. Es que Bucay hablaba de lo que se necesita para ser feliz. A ver, amigos, ¿qué verbo relacionáis con el tema felicidad: tener, hacer o ser? Con otras palabras, ¿qué da más felicidad tener dinero, hacer cosas o ser personas? Si tienes dinero, puedes comprar todo lo que quieres y eres feliz. Si haces cosas, sientes satisfacción [16] y eres feliz. Pero si no tienes dinero, ¿puedes ser feliz? Y si no haces tantas cosas como quieres, ¿puedes ser feliz? Jorge Bucay dice que la ventaja de una persona rica sobre una pobre es que el rico sabe que el dinero no da la felicidad. Me encantó esta frase. En la entrevista Bucay contó un cuento, habló de un hombre que tenía mucho dinero y de su sobrino [17] Mario. Mario se enamoró de la hija de un carpintero [18] y se quería casar con ella. « ¿Cómo te vas a casar con ella, si su padre no tiene dinero? », le dijo su tío, « ¡cásate con la hija de un banquero ! ». Entonces Mario le contestó : « Es que la quiero a ella. Sólo soy feliz, si estoy con ella ». Su tío no lo entendió. « Si yo soy feliz, haré cosas que me gusten y trabajaré contento, entonces tendré dinero », afirmó el sobrino. Y sí, amigos, ese es el orden de la felicidad : ser persona y ser consecuente con lo que se quiere, después hacer cosas y tener dinero. Yo me di cuenta ayer. Cuando estoy bien, hago las cosas mucho mejor y mi trabajo es productivo. Sí, ayer me acompañó un rayo de sol todo el día. Esa sensación de pertenecer al mundo y sentirme viva no la tengo todos los días, a veces me olvido de ser yo. Por eso, amigos, os invito a intentar algo conmigo: vamos a ser nosotros mismos, hacer cosas con ilusión y tener tranquilidad.

***

Bueno, ya llegamos al final de este podcast. Os espero el 5 de octubre aquí en podclub.ch o vía app. Entonces tendré en el estudio a Alex Zwalen. Por los 10 años de PodClub viene al estudio y le haré una entrevista. Él es pintor, profesor de pintura y, además, aprende español desde hace mucho tiempo con mis podcasts. ¡Ya veréis qué persona tan interesante ! Mientras tanto, podéis mirar fotos en Instagram con #podclubalicia y #amiaire y utilizar el entrenador de vocabulario de la aplicación. Ahora, a disfrutar del otoño y ¡a ser felices !

Glossaire: A mi aire [1] llevarse una sorpresa: tener una sorpresa; descubrir algo maravilloso que no se espera

[2] (la) fortaleza: el castillo

[3] catar: degustar, probars

[4] arcos ojivales: es un arco apuntado; como una puerta en curva; pero que no es redonda, sino que termina en punta

[5] (la) mezquita: templo musulmán

[6] (la) reconquista: la recuperación de una provincia o un reino que se había perdido

[7] conquistar: ganar un territorio mediante una guerra

[8] (el) santuario: templo

[9] mantener: conservar

[10] (la) talla: escultura de madera

[11] policromada: de colores

[12] creyentes: personas que creen en Dios, personas muy religiosas

[13] pedir milagros: pedir cosas extraordinarias, sobrenaturales, que solo una Virgen o un Dios pueden conceder

[14] degustar: catar, probar, saborear

[15] subirse a la cabeza: emborrachar; esos vinos emborrachan

[16] satisfacción: alegría

[17] (el) sobrino: el hijo de mi hermano es mi sobrino

[18] (el) carpintero: el oficio de una persona que trabaja la madera


×

We use cookies to help make LingQ better. By visiting the site, you agree to our cookie policy.