image

A Mi aire, Colombia y los preparativos de mi viaje hacia allá

Hola a todos, bienvenidos hoy 26 de abril a este nuevo podcast de “A mi aire”. Hoy solo puedo hablaros de una cosa: de los preparativos de mi viaje a Colombia. Sí, amigos, ¡pasado mañana vuelo a Bogotá! ¡Estoy entusiasmada! Tengo un viaje súper interesante a la vista [1]. ¿Y sabéis qué es lo primero que he hecho? Pues recordar la histora de ese país, he leído sobre su historia más reciente [2], las guerrillas, el narcotráfico, el proceso de paz… Es muy interesante. Colombia está en plena transición a la paz. Y lo segundo que he hecho ha sido planear bien el senderismo que vamos a hacer en el valle de Cocora. Es que vuelo en dos días y tenía poquísima información sobre la ruta, ¡qué desastre! Estamos atando [3] todo en el último momento. Escuchad, escuchad hasta el final.

Os preguntaréis por qué me voy a Colombia, precisamente a Colombia y no a otro país. Bueno, pues porque siempre he querido ir allí por la gente, por la naturaleza, por su historia… Siempre me ha atraído mucho ese país, pero las guerrillas que había, el tema del narcotráfico, lo que se oía de los secuestros, la violencia y el miedo que se respiraba… todo eso me echaba para atrás [4]. En Colombia había mucha violencia e inseguridad. De hecho, cuando las FARC dejaron las armas, Felipe González, un expresidente español, dijo: “La superación del conflicto en Colombia probablemente es el acontencimiento [5] más importante de los últimos 30 o 40 años en la historia de ese continente…, comparable con la caída del muro de Berlín”. Y tenía razón. La guerrilla fue brutal, 250.000 muertos, unos 136.000 desaparecidos, se habla de 8 millones de víctimas… Vaya, que esa época de la guerrilla fue realmente horrible y que las FARC dejaran las armas fue un paso gigante en la historia del país, fue un paso enorme hacia la paz. Y estoy hablando de finales del 2016, ¿eh?, de no hace mucho tiempo. Ahora, despacito despacito, Colombia es un país más seguro. Mirad, en 2018 hubo elecciones generales en paz, no se trasladó [6] ninguna mesa electoral por miedo o inseguridad, no, se votó [7] en paz. La transición se consolida poco a poco y Colombia vuelve a ser un país atractivo para el turista.

David y yo tenemos un vuelo de ida y vuelta a Bogotá. Pero entre medias tenemos un montón de días y muchas cosas interesantes planeadas. Vamos a estar un mes en Colombia y queremos recorrer una buena parte del país. Los siguientes podcasts los haré desde allí. Mirad, primero estaremos en Bogotá unos días y después vamos a Salento para hacer senderismo por el valle de Cocora. Este valle tiene que ser una maravilla. En las guías de viaje se describe como un paraíso natural. Hemos organizado un senderismo de dos días con una agencia colombiana y vamos a subir a los 4.300 metros de altitud. Me apetece un montón, porque a mí me encanta el alpinismo. Vamos a ver de cerca el nevado de Tolima que tiene 5.210 metros, ¡ya haré fotos y las pondré en Instagram ! Tiene que ser una pasada [8]. Estoy muy conteta de hacer el trekking, pero según se acerca la fecha quiero saber más: ¿dónde dormiremos? ¿necesitaremos sacos de dormir? ¿está la comida incluida en el precio? ¿ y quién la llevará? Me doy cuenta de que tenemos muy poca información. Es que quiero saber si tengo que llevarme un saco de dormir o no, y también cuánto peso tendré que llevar a la espalda. Así que, escribo un email a la agencia preguntando todo esto y por la tarde recibo ya la información y una foto del refugio de montaña. Vamos a dormir en la finca “La Argentina”. Ayayay, amigos, tuve que cerrar los ojos muy fuerte y abrirlos de nuevo, ¡no me lo podía creer! ¿Cómo os imagináis vosotros una finca? Yo me la imagino … con buenas condiciones, con un dormitorio, un baño… sin embargo, la finca La Argentina es…. a ver, ¿cómo explicaros? Es muy muy rudimentaria [9], es un refugio muy muy sencillo de montaña. Tiene solamente cuatro paredes de madera y un techo, parece una caseta [10] para guardar la paja de las vacas. ¡Madre mía! Nos vamos a morir de frío, porque este refugio está a 3.400 metros de altitud. Bueno, la comida está incluida en el precio y la agencia dice que el alojamiento [11] también, pero … bueno, yo me voy a llevar un saco de dormir. Después de ver la foto de la finca tengo que comprar un saco caliente, ¡bueno! y llevar guantes [12] y un gorro y ropa térmica… Leo otra vez las condiciones de la oferta, estudio el recorrido del senderismo y, ¡vaya, vaya!, es más duro de lo que yo pensaba al principio. El primer día hacemos 900 metros de desnivel [13], el segundo día otros tantos, también 900, el segundo día subiremos de 3.400 metros a 4.300, y eso es muchísimo, ¿no? El aire a esa altura es fino, muy fino. ¡Ah! Y el segundo día hay que bajar también, subir y bajar. Y bajar hasta donde nos dejó el todoterreno [14] el primer día… ¡Puf! me pregunto si podré hacerlo, si podré hacer la ruta sin problemas. En Perú subí a los 4.600, pero las etapas eran más suaves. ¡Ay amigos!, después de leer este último email de la agencia estoy nerviosa. A veces pienso que soy una superwoman, que no tengo límites y que puedo con todo, pero quizás no sea así. Quizás esté apuntando [15] demasiado alto. En fin. El trekking ya está apalabrado [16] y pasado mañana volamos a Bogotá. Así que, ¡ya os contaré qué tal me va! De momento, me voy a comprar un saco de dormir más caliente.

***

Antes de terminar os quiero comentar una cosa: el 18 de noviembre de 2016 hice una entrevista aquí en “A mi aire” a Lyana María, una mujer colombiana que nos habló sobre el tratado de paz. Fue muy interesante escucharla hablando de la historia de las FARC. Era el podcast 189, por si lo queréis oír. Y ahora sí, ahora llegamos al final de esta emisión. Os espero el 10 de mayo, aquí en podclub.ch o vía App, entonces os hablaré de Bogotá, la primera escala de mi viaje, y naturalmente también os diré si pude o no pude hacer la ruta hasta el final. Mientras tanto, mirad fotos en Instagram y practicad con el entrenador de vocabulario. Hasta entonces, cuidaros y hasta la próxima, ¡desde Colombia!



Want to learn a language?


Learn from this text and thousands like it on LingQ.

  • A vast library of audio lessons, all with matching text
  • Revolutionary learning tools
  • A global, interactive learning community.

Language learning online @ LingQ

Hola a todos, bienvenidos hoy 26 de abril a este nuevo podcast de “A mi aire”. Hoy solo puedo hablaros de una cosa: de los preparativos de mi viaje a Colombia. Sí, amigos, ¡pasado mañana vuelo a Bogotá! ¡Estoy entusiasmada! Tengo un viaje súper interesante a la vista [1]. ¿Y sabéis qué es lo primero que he hecho? Pues recordar la histora de ese país, he leído sobre su historia más reciente [2], las guerrillas, el narcotráfico, el proceso de paz… Es muy interesante. Colombia está en plena transición a la paz. Y lo segundo que he hecho ha sido planear bien el senderismo que vamos a hacer en el valle de Cocora. Es que vuelo en dos días y tenía poquísima información sobre la ruta, ¡qué desastre! Estamos atando [3] todo en el último momento. Escuchad, escuchad hasta el final.

Os preguntaréis por qué me voy a Colombia, precisamente a Colombia y no a otro país. Bueno, pues porque siempre he querido ir allí por la gente, por la naturaleza, por su historia… Siempre me ha atraído mucho ese país, pero las guerrillas que había, el tema del narcotráfico, lo que se oía de los secuestros, la violencia y el miedo que se respiraba… todo eso me echaba para atrás [4]. En Colombia había mucha violencia e inseguridad. De hecho, cuando las FARC dejaron las armas, Felipe González, un expresidente español, dijo: “La superación del conflicto en Colombia probablemente es el acontencimiento [5] más importante de los últimos 30 o 40 años en la historia de ese continente…, comparable con la caída del muro de Berlín”. Y tenía razón. La guerrilla fue brutal, 250.000 muertos, unos 136.000 desaparecidos, se habla de 8 millones de víctimas… Vaya, que esa época de la guerrilla fue realmente horrible y que las FARC dejaran las armas fue un paso gigante en la historia del país, fue un paso enorme hacia la paz. Y estoy hablando de finales del 2016, ¿eh?, de no hace mucho tiempo. Ahora, despacito despacito, Colombia es un país más seguro. Mirad, en 2018 hubo elecciones generales en paz, no se trasladó [6] ninguna mesa electoral por miedo o inseguridad, no, se votó [7] en paz. La transición se consolida poco a poco y Colombia vuelve a ser un país atractivo para el turista.

David y yo tenemos un vuelo de ida y vuelta a Bogotá. Pero entre medias tenemos un montón de días y muchas cosas interesantes planeadas. Vamos a estar un mes en Colombia y queremos recorrer una buena parte del país. Los siguientes podcasts los haré desde allí. Mirad, primero estaremos en Bogotá unos días y después vamos a Salento para hacer senderismo por el valle de Cocora. Este valle tiene que ser una maravilla. En las guías de viaje se describe como un paraíso natural. Hemos organizado un senderismo de dos días con una agencia colombiana y vamos a subir a los 4.300 metros de altitud. Me apetece un montón, porque a mí me encanta el alpinismo. Vamos a ver de cerca el nevado de Tolima que tiene 5.210 metros, ¡ya haré fotos y las pondré en Instagram ! Tiene que ser una pasada [8]. Estoy muy conteta de hacer el trekking, pero según se acerca la fecha quiero saber más: ¿dónde dormiremos? ¿necesitaremos sacos de dormir? ¿está la comida incluida en el precio? ¿ y quién la llevará? Me doy cuenta de que tenemos muy poca información. Es que quiero saber si tengo que llevarme un saco de dormir o no, y también cuánto peso tendré que llevar a la espalda. Así que, escribo un email a la agencia preguntando todo esto y por la tarde recibo ya la información y una foto del refugio de montaña. Vamos a dormir en la finca “La Argentina”. Ayayay, amigos, tuve que cerrar los ojos muy fuerte y abrirlos de nuevo, ¡no me lo podía creer! ¿Cómo os imagináis vosotros una finca? Yo me la imagino … con buenas condiciones, con un dormitorio, un baño… sin embargo, la finca La Argentina es…. a ver, ¿cómo explicaros? Es muy muy rudimentaria [9], es un refugio muy muy sencillo de montaña. Tiene solamente cuatro paredes de madera y un techo, parece una caseta [10] para guardar la paja de las vacas. ¡Madre mía! Nos vamos a morir de frío, porque este refugio está a 3.400 metros de altitud. Bueno, la comida está incluida en el precio y la agencia dice que el alojamiento [11] también, pero … bueno, yo me voy a llevar un saco de dormir. Después de ver la foto de la finca tengo que comprar un saco caliente, ¡bueno! y llevar guantes [12] y un gorro y ropa térmica… Leo otra vez las condiciones de la oferta, estudio el recorrido del senderismo y, ¡vaya, vaya!, es más duro de lo que yo pensaba al principio. El primer día hacemos 900 metros de desnivel [13], el segundo día otros tantos, también 900, el segundo día subiremos de 3.400 metros a 4.300, y eso es muchísimo, ¿no? El aire a esa altura es fino, muy fino. ¡Ah! Y el segundo día hay que bajar también, subir y bajar. Y bajar hasta donde nos dejó el todoterreno [14] el primer día… ¡Puf! me pregunto si podré hacerlo, si podré hacer la ruta sin problemas. En Perú subí a los 4.600, pero las etapas eran más suaves. ¡Ay amigos!, después de leer este último email de la agencia estoy nerviosa. A veces pienso que soy una superwoman, que no tengo límites y que puedo con todo, pero quizás no sea así. Quizás esté apuntando [15] demasiado alto. En fin. El trekking ya está apalabrado [16] y pasado mañana volamos a Bogotá. Así que, ¡ya os contaré qué tal me va! De momento, me voy a comprar un saco de dormir más caliente.

***

Antes de terminar os quiero comentar una cosa: el 18 de noviembre de 2016 hice una entrevista aquí en “A mi aire” a Lyana María, una mujer colombiana que nos habló sobre el tratado de paz. Fue muy interesante escucharla hablando de la historia de las FARC. Era el podcast 189, por si lo queréis oír. Y ahora sí, ahora llegamos al final de esta emisión. Os espero el 10 de mayo, aquí en podclub.ch o vía App, entonces os hablaré de Bogotá, la primera escala de mi viaje, y naturalmente también os diré si pude o no pude hacer la ruta hasta el final. Mientras tanto, mirad fotos en Instagram y practicad con el entrenador de vocabulario. Hasta entonces, cuidaros y hasta la próxima, ¡desde Colombia!


×

We use cookies to help make LingQ better. By visiting the site, you agree to our cookie policy.